Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 octubre 2012

4ª entrega del artículo de Juan Carlos Mejías dedicado a la construcción naval

Las explicaciones de las imágenes se pueden encontrar “tocando” sobre ellas con el ratón.

3.2 El tajamar

Es un conjunto de piezas que se adaptan fuertemente a la roda por su cara exterior o de proa, asegurándose por sus lados con las curvas bandas.

    Sistema Gaztañeta

Observando la parte superior del tajamar, desde la parte inferior de la curva banda más cercana a la quilla, vemos que es la parte más ancha de la pieza. Desde aquí, el descenso ligado a la curvatura de la roda se realiza en disminución hasta terminar en el pie de roda, tal y como se muestra en el dibujo.

    Sistema Jorge Juan

En este sistema la anchura del tajamar en su parte más alta es mayor que en los navíos diseñados por Gaztañeta. Sin embargo, la disminución hacia el pie de roda no es igual al anterior. En un punto de su estrechamiento empieza a aumentar hasta llegar al pie de roda, empernándose con esta pieza y el extremo de proa de la quilla.

    Sistema Gautier

Al igual que Gaztañeta, realiza desde la parte más ancha del tajamar una disminución hacia el pie de roda, donde a diferencia del español, lo remata con una terminación más fina.

    Sistema Romero de Landa

Es muy similar a Gautier. El estrechamiento hacia el pie de roda se inicia mucho más arriba que en el anterior sistema, manteniendo el mismo grosor hasta enlazar con la zapata.

La curvatura exterior que muestra el tajamar según el sistema, puede ser de utilidad a la hora de constatar diferencias. Si trazamos una recta imaginaria desde un punto (A) en la parte superior y otro en la inferior (B), observaremos la curvatura que realiza el tajamar según la línea trazada. Las diferencias en algunos casos son fácilmente apreciables.

3.3 Las serviolas

Son maderos gruesos puestos en diagonal sobre el castillo de proa. Sus extremos sobresalen del castillo por ambos lados, teniendo en sus cabezas encastradas dos roldanas para izar las anclas y ponerlas a la péndura.

    Sistema Gaztañeta

Son empernadas sobre los baos que forman la cubierta del castillo. Sus extremos están orientados hacia el palo trinquete. Es el único sistema de los que veremos que las fija así.

    Sistema Jorge Juan

Son empernadas una contra otra, de babor a estribor, ayudándose para la unión de un choque que se fija a las anteriores piezas. A su vez, se unen contra la cara interna del bao que forma el frontón de proa, quedando esta estructura firmemente unida al vaso.

    Sistema Gautier

En esta tipología la unión de las tres piezas que conforman la estructura de las serviolas están unidas a la parte superior del bao, que hace el cierre de la estructura superior del frontón de proa.

    Sistema Romero de Landa

La colocación se realiza como el sistema de Jorge Juan. En su reglamento de maderas y al igual que hiciera Gautier, sólo utiliza dos piezas, sin hacer mención a ningún choque. Aunque si está presente a la hora de formar la estructura que fija las serviolas.

Entregas anteriores

– 1ª parte de la construcción naval española del siglo de la Ilustración.
2ª parte
3ª parte

Read Full Post »

3ª entrega del artículo dedicado a la construcción naval española del siglo de la Ilustración.

    Autor: Juan Carlos Mejías Tavero

3. Diferenciación de sistemas a través del análisis

3.1 Los cintones

    Sistema Gaztañeta

Según el año de fabricación del buque dentro de este sistema, la composición en número o posición de las cintas tuvo variaciones. Para tener registradas las modificaciones estableceremos dentro de dicho periodo tres fases. La primera es 1712, la segunda en 1720 y la tercera, ya es posterior a su muerte, aunque se mantendría aún mucho de su sistema.

Sección de la cuaderna maestra del sistema de Gaztañeta. Álbum Marqués de la Victoria. Museo Naval de Madrid.

      – Cintones en 1712 (Dibujo A, en la figura penúltima).

Cintón principal. Lo componen dos maderos gruesos (cintas). Las cintas están separadas por tracas de menor grosor denominadas entrecinta.

Segundo Cintón. Al igual que el cintón principal está compuesta de dos maderos gruesos, entre ellos se mantiene la entrecinta.

Esta colocación es similar a lo observado en la construcción de navíos que Gaztañeta plasmó en el manuscrito “Arte de fabricar reales”.

Navío del siglo XVII estudiado por Gaztañeta en su “Arte de fabricar reales”.

      – Cintones en 1720 (Dibujo B).

Principal. Lo componen dos maderos gruesos (cintas) unidos por sus cantos.

Segundo Cintón. En este caso está compuesto solamente de una cinta.

Las modificaciones que realiza en estos nuevos diseños con respecto a las cintas es para evitar que sean cortadas por las portas de las baterías.

      – Cintones posteriores a 1720 (Dibujo C).

Principal. Lo componen dos maderos gruesos unidos entre sí por su canto.

Segundo Cintón. Al igual que el cintón principal, está compuesto de dos maderos gruesos y entre ellos se mantiene la entrecinta.

Variación que sufren la posición y número de cintones según el año de fabricación del navío

    Sistema de Jorge Juan

Principal. Está compuesto de cuatro cintas. Todas tienen el mismo grosor y ancho.

Segundo Cintón. Las cintas son tres, iguales en grosores.

Posición y número de los cintones desde Jorge Juan a Romero de Landa. Fotografías de modelos del Museo Naval de Madrid.

    Sistema de Gautier

Principal. Se componen de tres hiladas de tablones. El grosor de las hiladas variaba según su posición, siendo la central menos gruesa que las otras dos.

Segundo Cintón. Al igual que el cintón principal se compone de tres cintas, siendo la central menos gruesa.

    Sistema de Romero de Landa

Principal. Tiene cuatro hiladas de tablazón.

Segundo Cintón. En lugar de cuatro son tres de menor grosor que el cintón principal.

Es similar al sistema de Jorge Juan, sin embargo, Romero de Landa en la cinta inferior del cintón principal la realiza prácticamente igual a la traca inferior o contual. En los modelos de Jorge Juan la diferencia de grosor se nota, sin existir ninguna progresión con respecto a las tracas del forro.

Entregas anteriores

– 1ª parte de la construcción naval española del siglo de la Ilustración.
2ª parte

Read Full Post »

2ª parte del artículo dedicado a la construcción naval española del siglo de la Ilustración.

    Autor: Juan Carlos Mejías Tavero

2. Los constructores y sus sistemas

José Antonio De Gaztañeta e Iturribalzaga

D. José Antonio de Gaztañeta navegó desde muy niño. A sus 16 años, estando embarcado con su padre, tuvo que dirigir la derrota de vuelta del buque hasta Pasajes por la muerte de su progenitor en Veracruz.

En 1684 es nombrado piloto de la Armada Real del Mar Océano. Posteriormente, en 1688, fue destinado a Colindres donde pudo observar y tomar notas de la construcción de la Capitana Real del Mar Océano “Nuestra Señora de la Concepción y las Ánimas” y la Almiranta. Dichas notas fueron reunidas en un manuscrito del cual hoy en día existe editado un facsímil con el título de “Arte de fabricar reales“.

Durante los primeros años del siglo XVIII la construcción naval mantiene rasgos de finales del siglo anterior. Sin embargo, los navíos de Gaztañeta ya marcan una diferencia con sus antecesores. Las variaciones que se establecen definen al futuro navío de línea. Sus criterios, medidas y diseños quedan recogidos en dos documentos impresos. El primero, “Proporción entre las medidas arregladas a la construcción de un bagel [sic] de guerra de sesenta codos de quilla”, año 1712.

El segundo, “Proporciones de las medidas más esenciales para la fabrica de navíos y fragatas de guerra, que puedan montar desde ochenta cañones hasta cien, con la aplicación de la construcción de la barenga maestra, plano y perfil particular de un navío de setenta cañones, con los largos, gruesos y ancatos de los materiales, escrito de orden del rey”, impreso en 1720. Este trabajo será el que marque los criterios definitivos y la tipología a seguir en la construcción de nuestros buques durante este primer periodo.

Muere en 1728, siendo Teniente General de la Armada, pero su trabajo estará vigente hasta la entrada del nuevo sistema, aunque, al igual que las fábricas posteriores, sufrirá modificaciones con respecto a sus inicios. Por tanto, podríamos decir que la base de su sistema perdura desde 1712 a 1752, fecha en la que ya se inicia a consolidar el próximo sistema.

Jorge Juan y Santacilia

D. Jorge Juan nace en 1713, con pocos años de edad ingresa en la orden de Malta. A sus dieciséis años entra en la Academia de Guardiamarinas de Cádiz.

En 1734 forma parte, con Antonio de Ulloa, de la expedición de La Condamine al Perú, junto a científicos franceses. Para este fin tuvo que ser ascendido de Guardiamarina a Teniente de Navío. Persona con notables conocimientos científicos, es elegido para establecer los criterios a seguir en la nueva construcción de navíos españoles. Para ello, y por asignación del Marqués de la Ensenada, es enviado a Inglaterra en misión de espionaje industrial. La finalidad y objetivo es la construcción naval inglesa. Para ello estudia la organización, arsenales, construcción e ingeniería, y, en definitiva, todo lo que rodea al mundo de la fabrica de bajeles.

Una vez en España, Jorge Juan establece las pautas a seguir en lo que será la nueva construcción de navíos. Para ello se realizan juntas de constructores, una en 1752 y otra en 1754. De estas reuniones nace el nuevo sistema al que se le denomina “a la Inglesa”. A su vez desarrolla un reglamento de maderas, para establecer las medidas y formas de las piezas principales en el corte y la construcción naval. Sin embargo, a partir de 1765 cuando su sistema está en su auge, se hace cargo de la dirección de construcción de bajeles Francisco Gautier.

Jorge Juan publica en 1771 su Examen Marítimo, obra de suma importancia en el campo de la construcción naval. Muere en Madrid en el año de 1773. El periodo en el que su sistema permanece oscila entre 1752 y 1765.

Francisco Gautier Audibert

D. Francisco Gautier nació en Tolón en el año de 1733. Hizo su carrera en el arsenal de su ciudad, pasó por Parma y París en sendas comisiones oficiales y llegó a Madrid a primeros de 1765. Fue enviado al astillero de Guarnizo donde un empresario privado, Manuel de Zubiría, construía por asiento seis navíos de 74 cañones y cuatro fragatas según el sistema “a la inglesa”. Gautier cambió la construcción de dichos navíos, imponiendo sus criterios.

Fue nombrado en 1769 Director General de Construcción y Carenas con grado de Coronel del Ejercito. Gautier diseña unos planos con los que posteriormente establece la base de sus modelos. Desarrolla un reglamento de maderas, como en su momento se hizo en la anterior construcción. Debido a los resultados de sus primeros navíos se ve obligado a replantear su proyecto y a evaluar su sistema, con el fin de mejorar las propiedades de sus navíos.

En el año de 1770 Gautier consigue que se cree el Cuerpo de Ingenieros de Marina, siendo él nombrado Ingeniero General de Marina. Posteriormente recibirá el nombramiento de Brigadier de los Reales Ejércitos. Es enviado a Ferrol donde crea una academia para formación de Ingenieros. Su mujer era natural de Cartagena y asistirá al sitio de Gibraltar. Gautier pide en varias ocasiones que se le conceda la dimisión, siendo rechazada.

En 1782 se acepta su dimisión, aprovechando esta ocasión vuelve a su país, concretamente a Tolón, con una paga por parte del gobierno español por los servicios prestados a la Corona. En Francia seguirá dando servicio a su país como Ingeniero Jefe, y en 1800 muere en París a los 67 años. Sus criterios impuestos en la construcción naval española perduran desde 1765 a 1783 aproximadamente.

José Joaquín Romero Fernández de Landa

Nace en Galaroza en 1735, sentó plaza como guardamarina a los 17 años, iniciando su carrera como Alférez de Fragata en 1757, que finalizó como Teniente General en el año de 1795.

Constructor que estudió el sistema “a la inglesa”. Participó con Gautier en la implantación de la fábrica “a la francesa” en España. Siendo destinado a Guarnizo en el año de 1765, bajo la dirección de Francisco Gautier. En 1771 era parte del cuerpo de ingenieros como 2º Ingeniero. Al igual que Jorge Juan o Gautier, en 1784 publicó su reglamento de maderas.

En el año de 1785 se botó el primer buque construido con su sistema, el San Ildefonso, un navío de 74 cañones. Fue nombrado Ingeniero General interino, siendo en propiedad en el año de 1786. Desde 1787 trabaja para consolidar el Cuerpo de Ingenieros y en 1790 la responsabilidad técnica recae sobre el Capitán de Fragata Julián de Retamosa, quién dirigirá este Cuerpo a partir de la Guerra de Independencia. Aún así, Romero de Landa, sigue trabajando mejorando los diseños de los buques correos hasta convertirlos en 1802 en bergantines rápidos.

Muere en Madrid en el año de 1807. Por lo que su sistema se mantendrá desde 1783 a 1790. Julián de Retamosa realizó mejoras en los diseños, aunque ya no serían cambios tan bruscos como en los anteriores sistemas.

Read Full Post »

Navío Santísima Trinidad

Navíos españoles del siglo XVIII: Diferencias básicas según el sistema empleado en su construcción

Con esta iniciamos una serie de entregas sobre la construcción naval en el siglo XVIII, cuyo texto e ilustraciones nos las ha enviado un amigo de la Cátedra de Historia Naval, Juan Carlos Mejías Tavero.

Resumen

De los grandes buques de guerra españoles construidos en el siglo XVIII, conocemos datos de construcción y sistema empleado, listados de nombres y tipologías. Igualmente disponemos de planos técnicos, iconografía variada y modelos de arsenal, que son reproducciones a escala realizadas para mostrar detalles o variaciones de sistemas en la construcción de un navío, fragata u otro barco bélico. Con respecto a los planos o iconografía, muchos carecen de fechas, autorías, medidas, procedencia, textos relacionados e incluso el nombre de lo que representa. Otros son copias que pudieran llevar modificaciones con respecto al original, proyectos o adaptaciones que pudieron o no, ser aprobados. Un ejemplo es el plano que se adjunta el cual ha sido estudiado por distintos autores y reconocido como el “Santísima Trinidad”.

Este trabajo proporciona y establece unas líneas básicas que nos permitirá identificar un sistema de construcción y los posibles años de realización. Seleccionando como ejemplo solamente los navíos de 74 cañones y obviando las fragatas y buques inferiores, observaremos aspectos exteriores de los navíos fijándonos en puntos muy concretos, bien sea con modelos o planos. De esta forma podremos realizar una primera catalogación que tendrá que ser depurada con estudios posteriores. Se complementará con un glosario de las voces utilizadas para facilitar su comprensión.

Plano conservado en el Museo Naval de Madrid, en el que no se establece fecha, autor, medidas o algún otro dato que sirva de orientación a qué tipo de buque puede ser. Signatura MNM PB 0005. Título: Plano de un navío de 112 cañones. [178_]. Aún así este plano está reconocido como el navío Santísima Trinidad.

1. Introducción

Uno de los mayores inconvenientes que tiene el estudio de planos, iconografía y modelos de arsenal es la inexacta e incompleta información que en muchas ocasiones se tiene sobre ellos. A partir de la mitad del siglo XVIII, la documentación de la construcción y carena de los buques era muy completa, se realizaban multitud de informes que fueron aumentando a finales de siglo. Por norma general eran completados con planos o bocetos, que en su mayoría no han llegado hasta nuestros días. En el caso de los planos, podían ser propuestas, variaciones de diseños de construcción o simplemente copia del original. Es difícil saberlo sin los informes que seguramente irían anexos a los dibujos técnicos o iconografía. Esta situación implica un análisis minucioso y arduo, llegando a producir catalogaciones dudosas por la carencia de muchos elementos que aportarían mayor conocimiento de la unidad a inventariar.

Jorge Juan y Santacilia, uno de los marinos ilustrados mas reconocidos por sus aportaciones en la construcción de navíos.

Con los modelos de arsenal ocurre algo similar. Con ellos se representaba formas de ligar los maderos, el sistema, proporciones de los elementos, etc. Se realizaban para exhibir un futuro navío, proyecto o simplemente un modelo de enseñanza. Muchos quedaron en manos de los distintos reyes o príncipes, otros en escuelas navales. Con el tiempo la mayoría desaparecieron, y los que han perdurado hasta hoy muestran distintas condiciones de conservación. Estas piezas de artesanía y representativas de nuestra época dorada en la construcción naval, son custodiadas en su mayoría por museos o colecciones privadas. Algunos han sufrido a lo largo de su vida útil modificaciones, restauraciones y catalogaciones desafortunadas. El problema, sobre todo radica en que las intervenciones no siempre son recogidas en descripciones que muestren un antes y después del modelo, desconociendo así, su estado original. Si la restitución de algún elemento no fue correcta, puede producir errores de interpretación al no haber datos sobre su estado inicial.

Portada del “Norte de la navegacion”, de Gaztañeta

Obviamente este hecho produce anomalías, que en ocasiones pueden ser detectadas contrastando aspectos de su construcción, poniéndonos sobre aviso.

Este trabajo facilita principalmente varios aspecto del análisis y estudio de estos elementos a la hora de catalogarlos o estudiarlos. Se puede identificar un sistema a través de la observación de aspectos exteriores del diseño o construcción, comparando las distintas fábricas utilizadas en el siglo XVIII, y la detección de posibles modificaciones, o elementos que no se atengan a un sistema en cuestión, facilitando de esta forma indicadores que posteriormente serán de utilidad en un estudio más amplio.

Modelo de arsenal del sistema “a la inglesa”, o de Jorge Juan. El modelo sigue las pautas de la junta de constructores de 1752. Museo Naval de Madrid, nº inventario NMN 373. Fotografía: Juan Carlos Mejías Tavero

Para poder establecer una fecha estimativa de realización de los modelos o planos es imprescindible conocer el sistema y diseño empleado, así como los oficiales de marina que los definieron. Estos oficiales eran personas ilustradas. Durante el periodo que nos ocupa fueron varios los asignados, imponiendo cada uno sus criterios durante varios años. De esta forma y a través de estos oficiales estableceremos cuatro periodos distintos que definen cual fue la evolución de la construcción naval española. Las franjas de tiempo que aquí se establecen son de forma orientativa, ya que los cambios no se producían de una forma sistemática. En ocasiones, transcurrían años hasta ser aplicadas de una forma general, solapándose sistemas y en ocasiones produciéndose mezclas en un mismo buque.

“Reglamento” escrito por Romero Fernández de Landa, otro autor conocido por sus trabajos sobre construcción naval

No se hará hincapié en la vida de estos constructores, ni en muchos de los trabajos y méritos que llegaron a cosechar. Solamente se ofrece al lector el conocer sus nombres y el sistema que desarrolló cada uno de ellos, sin entrar en detalles y formas establecidas por cada fabrica, ya que esta información nos llevaría a contenidos que no son el objeto de este artículo.

Observando algunos puntos comunes como son las cintas, tajamar, serviolas, curvas bandas, escobenes y las mesas de guarnición, podremos conocer en que periodo fue construido o método de fabrica utilizado y sin grandes conocimiento en los sistemas de construcción que expondremos.

Esta herramienta no es totalmente definitiva, ya que debemos de tener siempre en cuenta las posibles modificaciones que pueden haber sufridos los modelos o iconografía. Por tanto, la cautela debe ser nuestro aliado mas fiel.

2ª parte

3ª parte

4ª parte

5ª parte

6ª parte

7ª parte

8ª parte

Read Full Post »

Arte de fabricar reales, de José Antonio de Gaztañeta.

El manuscrito se llama así, Arte de fabricar reales, y actualmente se conserva en el Museo Naval de Madrid.

La obra

Es un texto clave para comprender cómo se construían los galeones españoles en el S. XVII, que desvela aspectos inéditos sobre la evolución de la construcción naval española posterior al Descubrimiento.

Se utiliza el término “reales” porque así se denominaban a los navíos que llevaban la bandera real.

No está publicado, sino que es un manuscrito compuesto por pliegos encuadernados con cubiertas de pergamino y con la estructura de un cuaderno de apuntes.

Recoge anotaciones referentes a la construcción de varios barcos, entre los que destacan la Capitana y la Almiranta Reales de la Armada del Mar Océano, haciendo también referencia al galeón San Francisco, que fue construido para la Carrera de la Plata.

El manuscrito se distribuye en capítulos que se corresponden con etapas sucesivas en la construcción del buque. Las últimas páginas son relevantes para asegurar su carácter de cuaderno de notas personal, ya que recogen desde canciones a recetas de cocina; notas curiosas de la época, cuyo valor es el de reflejar aspectos de la vida de un astillero del S. XVII.

El autor

Antonio de Gaztañeta e Iturribalzaga (Motrico, 1656-Madrid, 1728) fue un importante marino y militar, que destacó principalmente por su gran aportación a la construcción naval en España, siendo un innovador en este campo.

Nació en una familia vinculada, por tradición, al mar. A los 12 años embarcó por primera vez en un galeón rumbo a las Indias y en 1684, con 28 años de edad, había completado ya once viajes de ida y vuelta a América sirviendo en la Flota de Indias.

Cartel de la exposición sobre Gaztañeta, celebrada en el Museo Naval de Madrid, en el año 2003.

Escribió tres tratados fundamentales sobre construcción naval

Arte de fabricar reales (1688),
Proporción de las medidas arregladas a la construcción de un bajel de guerra de setenta codos de quilla (1712), y
Proporciones de las medidas más esenciales para la fábrica de navíos y fragatas (1720), que aplicada por Real Orden sirvió de pauta para la construcción naval hasta 1752.

Estas obras y la práctica que desarrolló en los astilleros cántabros y vascos durante muchos años, le llevaron a modificar las medidas y traza de los navíos de combate de la Armada española, que pasaron a ser más largos. Todo ello le permitió racionalizar la fabricación de navíos en los astilleros y sentar las bases de la construcción naval española a lo largo del XVIII.

Resumen de la entrada que ha hecho la Dra. Carmen Torres López en el Documento del Mes, en la web de la Cátedra de Historia Naval. El texto completo se puede consultar también en la web de la Cátedra (aquí).

Read Full Post »

Hay unos curiosos animales que reciben el nombre de ángeles marinos debido a su apariencia, pero sobre todo por las pequeñas aletas con forma de alas que usan para desplazarse. Fueron descubiertos y registrados en el siglo XVIII por Phipps.

Aunque su hábitat natural es el de las gélidas corrientes oceánicas del Polo Norte, también pueden encontrarse en la costa nororiental de Hokkaido, la isla japonesa ubicada al norte del Mar de Okhotsk.

Son pterópodos gelatinosos y transparentes que suelen medir apenas entre uno y tres centímetros de largo, pertenecen al orden Gymnosomata que engloba seis familias (son Clionidae) y su nombre científico es Clione Limacina.

Video de 1′

Fuentes

ALLPE Medio ambiente

Anecdotario del pequeño Pez

Australian Museum (en inglés).

Más imágenes

Read Full Post »

Older Posts »