Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Embarcaciones de remos’

Por Jorge González Crespo, Licenciado en Historia y Máster en Historia y Patrimonio Naval

Pese a que el barco asociado a la antigua Grecia es el rápido, ligero y eficaz trirreme, durante el período helenístico se construyeron embarcaciones cada vez más grandes y pesadas. Los soberanos vivían en un mundo de lujo, extravagancia y despilfarro, pero también de continuas guerras, por lo que crearon inmensas estructuras que a la vez que reflejasen su poder y grandeza también sirvieran para intimidar al enemigo. En el fondo, se trataba de trasladar al mar la carrera mantenida por ver quién construía el palacio más lujoso o la biblioteca mejor surtida. Tenían establecida su capital en Alejandría y desde allí gobernaban su mundo.

Alejandría según el mapa de Piri Reis

Ptolomeo IV de Egipto (un antecesor de la famosa reina Cleopatra) que gobernó durante el S. III a. de C., mandó construir embarcaciones de proporciones monstruosas.

tessarakonteres

La Tessarakonteres, junto a un soldado para comparar la escala. Fuente: el supercatamarán de la Antigüedad.

Una de ellas fue la Tessarakonteres (τεσσαρακοντήρης, “nave de cuarenta remeros”). Pese a que no se conservan imágenes de ella, los autores antiguos la describieron como un coloso de más de 120 metros de eslora, cerca de 17 de manga y con 20 metros de altura sobre el agua. Los remos del banco superior (los más largos) medían más de 17 metros. Necesitaba 4.000 remeros para ser impulsada, 400 hombres de tripulación y era capaz de transportar a casi 3.000 soldados. Tenía poco calado y llevaba a bordo catapultas. Otros aspectos no están tan claros, y fueron diversos autores de la Antigüedad los que se refirieron a ella, como Calíxeno de Rodas, que sostiene que en un testimonio recogido por Ateneo de Náucratis en El banquete de los sabios, afirmaba que tenía dos proas y dos popas, por lo que se debate si tendría forma de catamarán, con dos cascos unidos por un puente central. Tampoco está claro cómo se aplicaría el llevar 40 remeros por banda, pues no hay más que indicios sobre cuántos remos manejarían, o de su disposición.

Hay un aspecto que los escritores de la Antigüedad sí que dejan claro: su inutilidad. Plutarco afirma que “no sirvió mas que de espectáculo, pudiendo ser mirada como un edificio fijo destinado a la vista y no al uso, por ser muy difícil de mover, y aun no sin peligro”. Calíxeno relata su viaje inaugural, en el que quedó en evidencia lo engorroso e inmanejable que resultaba: tuvo que moverse mediante un andamiaje empujado por una multitud, y después tirado por un remolcador, siendo necesario incluso excavar un canal para que pudiera llegar al mar. Pese a que El banquete de los sabios es una obra que presenta muchos detalles, jamás se menciona que se usase en batalla.

En definitiva, la Tessarakonteres, tal vez la mayor embarcación de la Antigüedad, era hija de su tiempo: un navío gigantesco, inmanejable, carísimo y pomposo. En teoría era militar, pero no se hizo para participar en la guerra: su única utilidad en tal caso sería la de una fortaleza flotante demasiado lenta y frágil para poder funcionar adecuadamente; existía para demostrar el poder y la grandeza del monarca que la hizo construir.

Bibliografía

  • El Tessarakonteres, el barco a remos más grande de la historiaMemento Mori!.
  • García Fleitas, Luz María y Santana Henríquez, German. De la guerra marítima a la suntuosidad de Ptolomeo Filopátor. Cuadernos de filología clásica. Estudios griegos y europeos, 2001, volumen 11.
  • Tessarakonteres, el supercatamarán de la AntigüedadLa Brújula Verde – Magazine cultural independiente.

Información mas detallada sobre esta nave aquí

Read Full Post »

Otra muestra mas de lo desconocido que es el patrimonio marítimo lo encontramos en un precioso mosaico que representa un mapa de los santos lugares para las tres grandes religiones del mundo, en los que todavía se pueden apreciar la franja costera del Mar Mediterráneo y el Mar Muerto, así como varios dibujos de naves y de peces. Estas imágenes son prácticamente inéditas, e incluso algunos estudiosos las consideran la mejor representación topográfica jamás realizada antes de la cartografía moderna.

mapa en el suelo

Vista desde arriba de lo que actualmente se conserva del mapa de Madaba. Fuente

Un antiguo mapa del Mediterráneo oriental

A 200 km de la inmortal Petra, se halló el mapa mosaico de Madaba, antigua ciudad situada en el Oriente Próximo bizantino. Esta urbe, que entonces formaba parte de Arabia y hoy pertenece a Jordania, estaba habitada por cristianos de lengua aramea, que eran descendientes de los moabitas de la Biblia.

Localización de la ciudad de Madaba en el mapa. Fuente: Google Maps.

El mosaico, realizado en plena Edad Media, fue descubierto accidentalmente en 1897 mientras se construía un nuevo templo. Hoy se puede contemplar en el suelo de la iglesia de San Jorge (en las dos imágenes, anterior y posterior, se puede apreciar perfectamente que se ha protegido, pero está visible para todos los visitantes).

Representa la tierra bíblica de Egipto a Líbano, incluyendo Sinaí, Israel, Palestina y Transjordania. En esta visión del oriente próximo encontramos el Mar Muerto y las costas del Mediterráneo.

El panel original medía unos 94 metros cuadrados, pero sólo se conservan 25. Lo que queda sigue siendo de la mayor importancia para el arte, la historia y la topografía de esa zona. Hay evidencias de 156 lugares en la parte que todavía se conserva del mapa.

Medeba-map-Dead-Sea-area-tb053108028-bibleplaces

Una imagen mas cercana del mosaico

Las naves del Mar Muerto

Dentro del mosaico de Madaba aparecen dos embarcaciones en el Mar Muerto o Lago Asfaltites, que han llegado a nuestra época mutiladas, faltándole muchas teselas. Son prácticamente iguales y llevan la misma dotación: un timonel y un marinero.

Centrándonos en la más completa, vemos que lleva dos timones, uno a cada banda, de los denominados latinos, un árbol central con una verga para vela cuadra o redonda. La vela, que iría aferrada, está representada por la culebra, cabo que va dando vueltas en espiral para sujetarla a la verga.

mar muerto

En el centro de la embarcación, para evitar el quebranto, se amontona la carga a granel, que, con mucha probabilidad, sería asfalto, material ya citado en el Génesis para calafatear embarcaciones. No aparecen remos, pero esto era habitual en los dibujos bizantinos del siglo VI, lo cual no significa que no los llevasen, sino que era costumbre no representarlos. Ahora bien, el casco corresponde al de una embarcación de alta mar, bien sea un dromon de guerra o una nave de carga. Las alas o aletas para proteger los timones, que se curvan hacia arriba, y los dos timones latinos también nos confirman que la embarcación representada es de alta mar.

barca

El autor del mosaico realizó la figura tradicional, pero las embarcaciones usadas en el Mar Muerto debían carecer de alas o aletas, no llevarían un caperol elevado en la roda de proa, serían de dimensiones mucho más pequeñas y se gobernarían con un remo en la popa a manera de espadilla.

En resumen, un patrimonio único apenas conocido, que recoge, además de una bella cartografía, escenas marítimas de hace muchos siglos, y que actualmente podemos admirar. Además nos sirve para poder conocer cómo eran las naves que se utilizaban, aparte de proporcionarnos una imagen única del Medievo en el Próximo Oriente.

Más información

Viaje virtual a través del mapa de Madaba.

 

Read Full Post »

Hay mapas, que sin ser cartas náuticas, por la propia localización de la zona cartografiada, reflejan ambientes costeros, fluviales, litorales y marítimos. Es el caso de esta carta del siglo XIX, de la parte sur de América, que se centra en Brasil y Uruguay. Su detalle, preciosas ilustraciones y cuidada impresión son suficiente motivo para que demos a conocer esta obra cartográfica.

El mapa en su totalidad

La persona que aparece como autor es John Tallis (1817-1876), considerado uno de los cartógrafos y editores más renombrados del siglo XIX. La empresa de su propiedad, John Tallis and Company, es la última que edita estos trabajos ornamentales y ornamentados, por lo que sus mapas son tanto obras de arte como de geografía.

Detalle at

Parte norte de Brasil. Detalle

John había nacido en Stourbridge (Worcestershire) alrededor de 1818 y se asoció con Frederick Tallis, que era muy posiblemente su hermano. Conoció a un grabador llamado John Rapkin, que fue su socio y también su inspiración. Sus impresionantes ilustraciones permitieron que los mapas que producían fueran obras de arte, con bellas ilustraciones y grabados.

trozo 2

Una parte del mapa, en la que se puede apreciar la parte sur de Brasil y norte de Uruguay

Los mapas estaban hechos a dos tintas y representan el final de una era en la producción de grandes atlas decorativos. Tallis es reconocido por su serie de pequeñas ilustraciones o viñetas, que representan escenas que se organizan alrededor de la carta, muy al gusto de la demanda de mediados del siglo XIX.

Naves Rio Negro

Balsas en Río Negro

Vendió obras como el Atlas Ilustrado del Mundo, que fue publicado en unas setenta entregas entre 1849 y 1853. Cada parte se adquiría por un chelín o veinticinco centavos en América, y se puso a disposición en Australia y otras colonias británicas casi de inmediato, en 1854.

Las naves

Las embarcaciones que aparecen en la ilustración son jangadas. Son las típicas barcas usadas por los pescadores del Norte y Nordeste del Brasil, que están hechas generalmente de cinco troncos rollizos, sólidamente atados entre sí y con un mástil.

El nombre fue otorgado por los portugueses, que cuando llegaron a América las denominaron así porque les recordaban a las jangas que habían visto en sus viajes previos a la India.

Rio de Janeiro

Jangadas en Río de Janeiro

A veces se hacían sólo con troncos, que luego al llegar a su destino se podían vender. Aparte de pagayas (remos), podían llevar también velas. Su timón es de espadilla y los remos suelen ser de pala ancha.

Este mapa está depositado en la Biblioteca Nacional de Brasil.

Más información

ESPÍNOLA, Rodolfo. Caravelas, jangadas e navios: uma história portuária. OMNI, 2007.

Jangadas

J. & F. Tallis

Otros mapas de Tallis

Imágenes de jangadas y jangadeiros actuales

Read Full Post »

Rafael Monleón y Torres (1843-1900), un artista valenciano del siglo XIX, es conocido y celebrado como pintor naval, pero fuera de unos círculos reducidos su figura e importancia son mínimas.

El artista. Fuente

El artista. Fuente

Las biografías que existen hacen hincapié en su faceta artística, pero nosotros queremos remarcar la labor recopiladora, documental y difusora que este artista e intelectual llevó a cabo en pro de la Historia y el Patrimonio Naval y Marítimo a través de una impresionante colección de dibujos.

Marina

Marina

Monléon también nos dejó unas bonitas marinas, pintó impactantes batallas y dramáticas tempestades. Al contrario que otros pintores de su época, él había navegado como marino mercante y, por lo tanto, viajado lo suficiente como para tener noticia de primera mano de muchas de las naves que luego dibujó. Una vez acabada su vida como navegante, obtuvo una plaza de restaurador en el Museo Naval de Madrid, lo que le permitió entrar en contacto con la documentación histórica mas relevante.

El puerto de Alicante

El puerto de Alicante

Destacamos que Monleón no dejó atrás embarcaciones de países lejanos, sino que se documentó para dibujarlas y así dejar testimonio de su existencia, formas y estructura. El autor se ocupó igualmente de naves africanas, egipcias, indias, chinas o austronesias, y esa concepción universal de la Historia y del Patrimonio Naval, que ni siquiera hoy es frecuente, consideramos que tiene un enorme valor.

Las naves de la Historia

Mostramos y comentamos una muestra de la colección de dibujos suyos en los que quiso recoger todas las embarcaciones (barcas, canoas, naves, buques, barcos y resto de denominaciones) que se usan a lo largo de la geografía terrestre, y también las que en épocas pasadas habían sido utilizadas para surcar mares y ríos.

Entrada en el puerto

Entrada en el puerto

Esta impresionante colección está digitalizada y disponible en la Biblioteca Nacional de España (a través de la Biblioteca Digital Hispánica), y es la que vamos a comentar aquí para deleite de todos los que gustan de este tema. Nuestro especialista en historia de la navegación ha hecho los comentarios sobre las naves.

Todas las imágenes han sido tratadas y mejoradas por nuestros expertos para que, dentro de lo posible, se puedan observar de manera mas clara los detalles  y dibujos realizados.

Los que hemos recogido aquí son sólo una muestra de los casi 1000 dibujos de este prolífico autor.

Trirreme romana

En esta magnífica nave de la Antigüedad clásica es de destacar el aplustre que remata la popa (puppis) en forma de ala de ave, el gobernaculum o timón (uno a cada banda), el rostrum o ariete con el cual se embestía a la embarcación enemiga (un poco elevado pues esta pieza tenía que estar a flor de agua), la vela cuadra o redonda y, asomando por la popa, un áncora. Le faltan dos órdenes de remos.

Trirreme romana

Carraca del siglo XV

La carraca era un navío de vela destinado al comercio de grandes cargas. La embarcación dibujada va navegando empopada con la gran vela mayor o papafigo. El grueso árbol mayor lleva por encima de la verga de la vela una cofa, que era un puesto de combate desde el cual se lanzaban flechas, venablos y piedras al enemigo. Sobre la cofa aparece un pequeño mástil con una reducida vela de gavia aferrada. Lleva, también, una mesana latina aferrada o matafionada. En la proa hay un pequeño trinquete redondo o cuadro que está aferrado. Un bauprés muy levantado es el último árbol de la embarcación.

Carraca del siglo XV

Galeón del siglo XVI

Nave a vela de origen español utilizada tanto para el comercio como para la guerra. En el dibujo va navegando en popa con todo el aparejo. En la proa y atravesando el bauprés aparece media verga de la cebadera que no está envergada. Sobre el castillo de proa, el árbol de trinquete lleva izada la vela del mismo nombre, y en su mastelero el velacho. En el arranque del alcázar, el árbol mayor lleva dado su papafigo o vela cuadra mayor. En su mastelero va hinchada la gavia. En el castillo de popa la mesana latina va cazada en el cazaescota, botalón que sale del coronamiento de la popa.

Galeón del S. XVI

Barco tunecino

Barco tunecino denominado Sandala y también Sandalia. Embarcación berberisca o tunecina de cabotaje. Lleva una vela latina al viento, cazada en la popa, y una pollaca (especie de foque) con el puño de amura encapillado en el extremo del botalón de proa. Las de mayor tonelaje llevaban una mesana con una vela de abanico.

Barco tunencino

Canoa de Nueva Guinea

Esta embarcación es bastante grande, por lo cual debe estar construida como un catamarán con dos cascos unidos por una cubierta. Las canoas normales llevaban un casco con una batanga adosada (armazón exterior) para mantener el equilibrio de la embarcación. La vela, entre dos entenas que se unen en su base en forma de V, es característica del Pacífico. Lleva dos por mor de los dos cascos. Como se deja mucho espacio sin velamen en la parte baja, se han añadido varias velas cuadras, probablemente copiadas de las naves europeas.

Canoa de Nueva Guinea

Clipper

Precioso dibujo de los barcos que desde la mitad del siglo XIX hasta la II guerra mundial mantuvieron el comercio luchando con la competencia de los buques de vapor. La ilustración nos muestra la popa del barco con el palo de mesana y el del mayor popel, pues suponemos que la embarcación era de cuatro palos. Hay un buen detalla de la tabla de jarcia. Con los obenques tesos por los acolladores y las vigotas. Los obenques, para permitir que la gente suba a la arboladura tienen hecha la flechadura. Entre las dos mesas de guarnición cuelga una escala de gato para que los marineros embarquen o desembarquen de los botes.

Clipper

Nota para los investigadores: algunos de los dibujos están mal descritos y no se corresponden con las embarcaciones que aparecen. También se encuentran otros errores de diverso tipo.

Mas información

Acceso a los dibujos de Monleón desde la Biblioteca Digital Hispánica.

PIQUERAS GÓMEZ, M.J. Rafael Monleón: el pintor del mar y su historiaArs longa: cuadernos de arte, 1991, 2, p. 49-52.

Read Full Post »

El viernes 30 de septiembre se celebró la IX edición de la “Noche europea de los investigadores” simultáneamente en más de 280 ciudades europeas. La Cátedra fue invitada a participar dentro del Campus Mare Nostrum.

cartel-detalle

La jornada estuvo repleta de experimentos, juegos, talleres y encuentros científicos, para mostrar la cara más cercana de los investigadores y de la ciencia en un ambiente lúdico. Los eventos estuvieron dirigidos especialmente al colectivo infantil y juvenil, aunque los padres se unieron gustosos a los talleres. Tuvieron lugar en el Cuartel de Artillería de la ciudad de Murcia, desde de las 18.00 h hasta las 22,00 h.

Todo preparado para el inicio de la jornada. En mesa hay un construcuto de madera que permite tener organizadas las cuerdas para el taller de nudos

Todo preparado para el inicio de la jornada. En la mesa hay un elemento de madera que permite tener organizadas las cuerdas para el taller de nudos

Actividades 

La Cátedra mostró dos de las líneas de investigación que actualmente se encuentra desarrollando. Por un lado, el mundo de las galeras, y por otro la conservación y restauración del patrimonio documental.

Para dar a conocer algunos de los resultados de estas líneas se realizaron exposiciones, charlas, talleres y láminas. A continuación se detallan.

a) Exposición de un modelo de galera real

Se expuso el modelo de una galera del siglo XVII, que actualmente se encuentra ubicada en el Museo de la Universidad de Murcia, realizado y donado a la Cátedra por el Excmo. Sr. D. José Federico de Carvajal Pérez.

Modelo de galera

Modelo de galera real francesa

Este modelo es una galera real francesa con 31 bancos en la banda diestra y 30 en la siniestra, que lleva dos árboles y tres fanales en línea (el más alto en el centro y los de los lados más bajos), que la identifican como tal, y que contaba con una dotación de más de 500 hombres (entre la gente de cabo y la de remo).

Al igual que en España, recibía el nombre de “Real” o “Capitana Real” la galera destinada a embarcar al rey y que enarbolaba el Estandarte Real. Esta embarcación a remos guarda una gran similitud con la Galera Real española, cuya base de invernada de toda la Escuadra estaba situada en Cartagena desde el año 1668.

b) Exposición “Restaurando el testimonio del pasado: los Libros Generales de Galeras”

Exposición de una serie de paneles explicativos acerca de una parte de la documentación naval que custodia la Armada Española, que muestra el complicado y delicado proceso de restauración de este tipo de fuentes, debido, en algunos casos, al mal estado de conservación.

Cartel de la exposición

Cartel de la exposición

Las galeras, navíos planos de una sola cubierta y propulsados a remo, protagonizaron durante los siglos XVI al XVIII las campañas contra turcos y berberiscos en el Mediterráneo. La gestión y administración de las escuadras requería un gran aparato logístico que ha dejado abundante documentación en los archivos. La Armada custodia 25 libros generales de galeras que suponen una fuente documental de gran valor para el estudio histórico y sociológico del Mediterráneo occidental. Acceda a más información sobre estas magníficas naves, su construcción, escuadrasvocabulario, tipología, sistema de boga, tripulación, entre otros.

Detalle de unas galeras. R. Monleón. MNM

Detalle de unas galeras. R. Monleón

c) Entrega de láminas para colorear y pegatinas identificativas para los participantes en los talleres

 A lo largo de la jornada se hizo entrega a todos los asistentes de una serie de láminas para colorear con motivos navales y marítimos, así como pegatinas identificativas en la que cada niño/a podía escribir su nombre.

Las etiquetas personalizadas para los asistentes al taller

Las etiquetas personalizadas para los asistentes al taller

d) Charla y taller “El nudo marinero: seguridad y  maniobrabilidad de un barco”

Un experto impartió una breve charla y a continuación se llevó a cabo un taller sobre la realización de aquellos nudos marineros más importantes. Se hicieron dos sesiones en diferentes horarios.

Cartel del taller

Cartel del taller

A los participantes se les suministraron trozos de cuerda con los que poder desarrollar la actividad, así como una lámina explicativa con los tres nudos marineros más importantes en el acervo naval. Se unieron algunos de los padres.

Una intantánea del taller de nudos marineros

Una instantánea del taller de nudos marineros

Había chicos que eran unos pequeños maestros con este tema y acabaron haciéndolos mejor que sus propios padres.

e) Charla y taller “Marcas de aguas en la documentación de los archivos navales: conservando la memoria y el conocimiento”

Una experta impartió una breve charla sobre los motivos por los que debemos conservar nuestro patrimonio documental. A continuación, se realizó un taller de impresión de marcas de agua navales y marítimas. También hubo dos sesiones, debido al gran número de personas interesadas.

Cartel del taller

Cartel del taller

Más cosas

Participaron con nosotros algunos alumnos de doctorado y voluntarios del Campus Mare Nostrum. Los talleres contaron con la participación de mas de 100 personas entre niños y jóvenes.

Una jornada inolvidable que nos permite entrar en contacto con quienes en un futuro leerán y escribirán sobre Historia Naval, ayudarán a proteger y conservar el Patrimonio, y también llevarán a cabo tareas de difusión para concienciar a la ciudadanía de la importancia de esta herencia en nuestro acervo cultural. Muchas gracias a tod@s.

Galería de imágenes

Read Full Post »

El pasado día 17 de marzo de este año 2016, tuvo lugar en el Edificio Rector Soler, Campus de Espinardo (Universidad de Murcia), patrocinado por el Vicerrectorado de Coordinación e Internacionalización, la presentación del modelo de una galera ordinaria española del siglo XVIII. La embarcación está situada en el vestíbulo del edificio en el que se presentó y puede ser visitada en horario de mañana. Para su protección se ha construido una urna de policarbonato a medida.

Presidieron el acto el Rector de la Universidad de Murcia y el Delegado de Defensa de la Regíón de Murcia. Entre otras autoridades se encontraban el Director General de Universidades de la Comunidad Autónoma, el director de la Fundación Séneca, y los vicerrectores de Coordinación e Internacionalización, de Investigación, de Transferencia, emprendimiento y empleo, de Formación y de Comunicación, y el director del Museo Naval de Cartagena.

La galera, protegida en su magnífica urna, y todo listo para el inicio del acto de rpesentación

El modelo, protegido en su magnífica urna, y todo listo para el inicio del acto de presentación

La Cátedra de Historia Naval (Armada Española-Universidad de Murcia) ha impulsado la realización de un modelo de galera ordinaria, o sencilla, española de 25 bancos en la banda siniestra y 26 en la banda diestra, armados de 5 a 5 por banco. La embarcación pertenece al reinado de Felipe V, conforme al Reglamento que el Rey manda se observe para el establecimiento y régimen de su Escuadra de Galeras, firmado en Madrid, a 12 de junio de 1728 por D. José Patiño. Este tipo de buque fue construido en las Atarazanas de Barcelona.

Fotografía: Fracisco Cabezos Almenar

Proa de la galera. Fotografía: Francisco Cabezos Almenar

Los autores

Ha sido realizada, y donada a la Cátedra, por el reputado modelista naval D. Félix Moreno Sorlí, y dirigida por el Capitán de Navío D. Pedro Fondevila Silva, uno de los investigadores expertos en la evolución de la construcción naval de este tipo de embarcaciones, quien también disertó brevemente sobre los aspectos constructivos de estas naves a remo.

D. Felix Moreno es un reconocido modelista, que recientemente ha publicado la “Libreta de notas de un Carpintero de Ribera. Un oficio y una vida en el Cabanyal”, junto a Joaquín López Martínez y Juan Carlos Mejías.

El director de la Cátedra, explicando la importancia de este modelo

El director de la Cátedra, explicando la importancia de este modelo

La realización del modelo ha llevado casi tres años de trabajo, con el empleo de maderas de gran calidad y con un riguroso detalle de las piezas y de la maniobra, pues se dedicará, además de su exhibición museística al gran público, para la enseñanza de los alumnos del Seminario de Construcción Naval del Máster en Historia y Patrimonio Naval, que realiza anualmente la Universidad de Murcia, y que recientemente ha conseguido renovar la acreditación por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad (ANECA).

Fotografía: Fracisco Cabezos Almena

La galera vista desde popa. Fotografía: Francisco Cabezos Almenar

¿Por qué una galera?

En palabras del director de la Cátedra “porque es la embarcación mediterránea por excelencia. Igual que el navío, la fragata o el jabeque sitúan al Reino de Murcia como uno de los espacios más importantes del Estado borbónico en el siglo XVIII, a través del Arsenal de Cartagena y su astillero, la galera lo hará con los Austrias en los siglos XVI y XVII, primero como puerto de recalada y luego como base permanente a partir de 1668”.

El delegado del Ministerio de Defensa, agradeciendo la iniciativa

El delegado del Ministerio de Defensa, agradeciendo la iniciativa

La importancia de esta galera

La relevancia de este modelo viene determinada por:

  • Contar con un modelo que RECUPERA de manera fidedigna las formas y elementos constructivos que representan y distinguen histórica y técnicamente este tipo de embarcación.
  • Se ha podido dar forma a esta galera a través de la INVESTIGACIÓN, a partir de la localización de unos pocos planos y del análisis de la documentación escrita localizada en archivos franceses y españoles (Archivo General de Simancas, General de Indias, General de la Marina, del Museo Naval de Madrid y del Naval de Cartagena, así como manuscritos de dos importantes bibliotecas, la Nacional de España y la del Escorial). De la ausencia total de planos, se deriva la dificultad de su construcción.
  • Dicho modelo va a ser una herramienta importante para la ENSEÑANZA de la construcción naval.
  • También, cómo no, la DIFUSIÓN, a través de la exposición permanente e itinerante de la misma, como parte de la transferencia de los resultados de la investigación que estamos realizando.
Emotiva entrega de una placa conmemorativa a D. Féliz Moreno Sorlí, el modelista que ha donado la galera.

Emotiva entrega de una placa conmemorativa a D. Félix Moreno Sorlí, el modelista que ha realizado y donado la galera, por parte del Rector de la Universidad de Murcia y del Delegado del Ministerio de Defensa

Medidas del modelo

La escala escogida para responder a los objetivos citados ha sido la de 1:20, con lo que las dimensiones resultantes son:

  • Eslora (longitud) 2,81 m.
  • Manga (ancho) con los remos afrenillados 1,22 m.
  • Guinda (altura del palo) 1,65 m.
Algunos de los alumnos asistentes

Algunos de los alumnos del Máster asistentes al acto fotografiados junto al modelo

Resultado de varios proyectos de investigación 

Este trabajo es producto de tres de los proyectos de investigación que lleva a cabo la Cátedra de Historia Naval, concedidos por la Fundación Séneca – Agencia de Ciencia y Tecnología de la Región de Murcia. Son Argos I y Argos II, dirigidos por la Dra. Celia Chaín, ya finalizados, y el actual Nauticum, cuyo responsable es el Dr. Juan José Sánchez Baena.

Vea la videonoticia

Read Full Post »

Hay un petroglifo, un diseño simbólico grabado en una roca, que representa un barco con similitudes con las naves mediterráneas, que, según los expertos, es una de las evidencias mas antiguas de los contactos establecidos por los antiguos pobladores de Galicia con los del Mediterráneo.

Un dibujo de la representación del patroglifo

Un dibujo de la representación del patroglifo cedida por sus autores

Está situado en un precioso pueblo costero gallego, en la parroquia de Pedornes (Oia), en Pontevedra. Se denomina el petroglifo de Auga dos Cebros, y aparte del barco aparece una familia de ciervos, que lo convierte en único en Europa.

Situación de Oia en Galicia (España)

Situación de Oia en Galicia (España)

Es uno de las pocas representaciones pétreas de la fachada atlántica que contiene el contorno de una nave, y que además, por las características del dibujo, evidencie las relaciones comerciales de los primeros pobladores del entorno del Océano Atlántico hispano con los del Mar Mediterráneo.

La protección del petroglifo

Con mas de 3000 años de antigüedad, su estado de conservación es precario. Su protección se ha convertido en uno de los objetivos del proyecto Costa dos Castros, una iniciativa de las comunidades de montes costeras del municipio -Mougás, Viladesuso, Pedornes y Santa María de Oia- trata de poner en valor su patrimonio histórico y convertirlo en elemento de dinamización turística y económica.

Situación actual del petroglifo

Situación actual del petroglifo

Se ha lanzado una campaña de micromecenazgo a través de internet, que ofrece un apartado especial para colaborar con la intervención en el exclusivo grabado rupestre naval. La cuestación está abierta a través de la plataforma de Internet Digventures y los colaboradores pueden ayudar no solo a la limpieza del extraordinario petroglifo, sino también a las prospecciones previstas en todo el municipio. El coordinador del proyecto, José Gago, manifiesta que la pieza está muy castigada por los incendios de 2006 y por las riadas de 2007.

Imagen de la puesta de sol

Imagen de la puesta de sol el día 26 de septiembre, con todos los vecinos

No solo se busca la colaboración económica a través de la red, sino también la implicación de los vecinos del entorno, que estuvieron invitados el día 26 de septiembre pasado a una jornada festiva de puertas abiertas. Existe una leyenda alrededor de las piedras del promontorio, según la cual el Rey Sol se sentaría allí todas las tardes para contemplar el ocaso. Los vecinos repitieron el ritual, además de dar la bienvenida al otoño en el monte. Vea las fotografías del evento.

Para obtener más información, enviar un correo a costadoscastros@gmail.com o dirigirse al perfil de Facebook de Costa dos Castros.

Apreciaciones desde la Cátedra de Historia Naval

Esta magnífica fuente pétrea se adentra en la temática marítima y por eso apoyamos la iniciativa. Tras un estudio previo de las representaciones que tan amablemente nos hicieron llegar, desde la Cátedra de Historia Naval queremos colaborar apuntando algunas reflexiones e hipótesis que enriquezcan la interpretación de las relaciones entre el Mare Nostrum y la costa atlántica gallega, las míticas casiterides.

Con la brevedad que exige este trabajo para publicarlo en este espacio digital, y de una forma sintética, vamos a tratar de trasladar algunos enfoques nuevos sobre este interesante petroglifo, de la mano de Pedro Fondevila.

1º. En nuestra opinión la zona que rodea al petroglifo de Auga dos Cebros era un santuario relacionado con el solsticio de invierno. Como es sabido, en la cultura céltica los árboles eran considerados como sagrados y, según su especie, relacionados con algún aspecto religioso. Así, el acebo estaba vinculado al solsticio de invierno (de ahí puede venir el nombre de esta fuente), el roble con el solsticio de verano y el tejo, recordemos a S. Andrés de Teixido, con el paso de las almas al otro mundo.

solsticio-de-invierno

2º. La presencia de imágenes de cérvidos en la gran losa hay que relacionarla con el carácter de santuario del lugar y con la petición a los dioses  para que propiciasen su caza. Los autores de las incisiones serían los aborígenes. En cambio, el barco fue realizado, como la mayoría de los que se encuentran en la cuenca mediterránea, por un hombre de la dotación de la embarcación.

Los animales que aparecen en el petroglifo (detalle del dibujo)

Los animales que aparecen en el petroglifo (detalle del dibujo)

3º. Esos santuarios debían de ser visitados por muchas personas en determinadas fechas, como lo prueba  el que en el siglo XII se funden monasterios en esos sitios para cristianizar a la población. Estas “peregrinaciones”, en épocas concretas, servirían también de ferias y de lugar de operaciones de intercambios por trueque.

El barco representado (detalle del la imagen del petroglifo)

El barco representado (detalle del la imagen del petroglifo)

4º. El barco debió permanecer allí, en la ensenada, durante un tiempo apreciable, porque permitió a un marinero subir a un monte distante de la costa 1 km. y realizar las incisiones. Esto nos lleva a deducir que la embarcación estaría haciendo un viaje de comercio, probablemente en las fechas del solsticio de verano, y no de descubrimiento o exploración, pues la citada rada no es segura en caso de mal tiempo. En consecuencia se trataría de una embarcación grande, que llevaría productos manufacturados para intercambiarlos con los de la tierra, de los cuales el más buscado era el estaño, material estratégico en la Edad del Bronce, que ya se explotaba en Galicia.

Rutas comerciales en la Edad del Bronce

Rutas comerciales en la Edad del Bronce

Sentada la premisa anterior, creemos que la embarcación es, indudablemente, de origen mediterráneo, y la datamos entre 1500/1000 años a.C., con toda cautela, pues falta una parte importante de la imagen del barco. Una embarcación grande de carga en aquella época, tenía que llevar un tortor para evitar el quebranto de la quilla en la mar abierta. Adjuntamos un boceto de cómo sería, en nuestra opinión, la estructura de la nave. Del petroglifo hemos interpretado una solución, hasta ahora desconocida de cómo se podría haber empleado el tortor, tanto para soportar los pesos de la proa y de la popa, cuando la embarcación está en la cresta de una ola, como, y esto es lo que hasta ahora era  desconocido, para asegurar mejor el árbol y emplearlo para contrarrestar el empuje producido en el centro de la quilla, según el principio de Arquímedes.

Petro 1

En conclusión: Un petroglifo interesantísimo, que hay que conservar y estudiar más a fondo, pues el santuario podría haber contado con un observatorio primitivo pero capaz de determinar, con toda precisión, el día en que se producían los solsticios.

Petro 2

Mas información

GUERRERO AYUSO, V. Las Naves de Kerné (II). Navegando por el Atlántico durante la protohistoria y la antigüedad. En: Rafael González Antón (coord.), Fernando López Pardo (coord.), Victoria Peña (coord.). Los fenicios y el Atlántico. Madrid: Universidad Complutense, Centro de Estudios Fenicios y Púnicos, 2008.

PASCUAL HERMIDA, G. Poblamiento antiguo en el litoral de Sta. Mª  de Oia: una posible interpretación. Evidencias de navegación desde la Antigüedad hasta la Edad Moderna. 2013. 

Read Full Post »

Older Posts »