Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘IV’


¿Es fácil imaginar que una mujer nacida en época romana viajara durante años sola por Europa y el Oriente Próximo? Y lo más difícil ¿sería posible que además dejara escrito detalladamente su itinerario para deleite, no sólo de la cristiandad, sino de todos los investigadores interesados en esa época?.

Peregrinos del S. XIII

Peregrinos medievales embarcados

Una mujer llamada Egeria, que vivió en Hispania durante el siglo IV de nuestra era, realizó un increible viaje a Tierra Santa y dejó un documento escrito sobre este hecho. En él relataba, de manera minuciosa, los lugares que visitó. La vida de esta culta e influyente dama ha sido objeto de diversas interpretaciones. Sin embargo, nadie duda del interés del itinerario que decidió realizar, para llegar a Tierra Santa, y especialmente del documento que ella misma escribió, que lleva ese nombre, Itinerarium Egeriae.

Itinerario de Egeria

Itinerario de Egeria

Egeria viajó, entre el final de la Antigüedad clásica y los inicios del Medievo, por tres continentes, navegó y subió a lomos de burro durante 3 años, para lograr su objetivo: conocer Jerusalen y el resto de los lugares vinculados con el cristianismo.

Detalle del itinerario

Detalle del recorrido

Su Itinerario es una fuente de enorme interés porque describe cómo se encontraban importantes lugares en la época en la que vivió (muchos de ellos serían destruidos posteriormente) y porque narra detalladamente el rito católico que se celebraba durante el siglo IV. La trascendencia de su trabajo fue pronto comprendida, y ya en la Edad Media se hicieron copias de este manuscrito.

Detalle del texto que ha sobrevivido de la narración de Egeria

Parte del texto que ha sobrevivido de la narración de Egeria

Su detallada descripción nos permite conocer aspectos históricos, topográficos o litúrgicos de gran trascendencia, como la manera de viajar en esa época siguiendo las calzadas romanas, las casas de postas que marcaban las etapas del viaje, la hospitalidad en los monasterios o el conocimiento de santuarios y templos, así como las costumbres de aquellos remotos lugares. El texto original, publicado en Alemania en 1908, está accesible completo.

Mosaico paleocristiano. Escena de la Basílica de Aquilea.

Mosaico paleocristiano. Escena de la Basílica de Aquilea, desde la que Egeria partió a Oriente.

El viaje de Egeria

Según muchos autores, el viaje tuvo lugar entre los años 381 y 384. Desde su tierra natal llegó a Tarraco, atravesó la Galia, pasó el Ródano y alcanzó Italia. Desde el puerto de Aquilea, en el Mar Adriático, embarcó hasta Constantinopla. En la ciudad otomana aprendió griego, la lengua hablada en estos lugares.

Codex Sinaiticus British Library

Codex Sinaiticus, manuscrito de la época de Egeria. British Library

Desde allí se dirigió a Antioquía, posiblemente en compañía de San Cirilo y llegó a Palestina. Visitó Belén y Jerusalén.

Jonás

Escena de la vida de Jonás, en la Basílica de Aquilea

Parece que desde Cesárea llegó por mar hasta Alejandría. Utilizando el cauce del poderoso río Nilo visitó Menfis y Tebas hasta Pelusio, desde donde embarcó de nuevo hasta Palestina. Pasó por Clysma (Suez) y estuvo en Éfeso.

Las mujeres viajeras de la Antigüedad

Iniciada por Santa Helena, la madre del emperador Constantino, se generó una corriente para conocer los lugares en los que Jesucristo había vivido. No era habitual ni mucho menos que una mujer viajara sola, pero Egeria y Helena no fueron las únicas, aunque sí parece que fueron las mas conocidas. Melania y Poemenia también lo hicieron. Posteriormente otras harían el viaje, partiendo de Italia, Irlanda y de Inglaterrra principalmente (Paula, Bridget, Margaret, Pega, Guthruthyr, Isolda, Birgitta y Margery, entre otras).

Constantinopla en la Tabula Peutigerina

Constantinopla en la Tabula Peutingeriana, un itinerario gráfico datado en la época medieval

Las mujeres del norte de España en la época pre-romana disfrutaban de un estatus que posteriormente Roma mantuvo, pero que a medida que avanzaba la Edad Media fue cambiando radicalmente. Conociendo este factor, no resulta extraño que una mujer culta y con buenas relaciones decidiera viajar a Oriente Próximo, a conocer de cerca lo que había leído en la Biblia.

Codex Vaticanus

Una hoja del Codex Vaticanus, escrito en la época

Las controversias sobre Egeria

Cuando se publicó, a principios del siglo XX, el manuscrito que había conseguido llegar hasta nosotros, se inició la polémica. Al principio, los investigadores ni siquiera se ponían de acuerdo sobre el auténtico nombre de la dama viajera. Egeria fue llamada también Eteria o Aeteria, entre otros.

Todavía sigue la duda sobre si era monja o abadesa. Pascual lo niega rotundamente, mientras que autores previos daban por hecho su pertenencia a una orden religiosa.

Antigua imagen del Santo Sepulcro de Jerusalen

Antigua imagen del Santo Sepulcro de Jerusalén

Hasta hace pocos decenios incluso se dudaba de su origen, ya que inicialmente pasó por ser francesa e italiana. Posteriormente se ha admitido que era originaria de Hispania, y en concreto de la antigua provincia romana de Gallaecia.

Parte de estas diferencias de criterio están basadas en que el manuscrito original de Egeria no ha sobrevivido, ya que lo que actualmente tenemos es una copia hecha en el siglo XI, en el monasterio italiano de Montecasino, y del que faltan las primeras hojas.

Más información

Egeria, la primera peregrina. El faro de Vigo (2014).

PASCUAL, Carlos. Egeria, la dama peregrina. Arbor, 2005, p. 451-464.

Proyecto Egeria (en inglés)

Read Full Post »