Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Patrimonio intangible’


Dedicamos esta serie a una parte de la Historia de la navegación localizada casi en las antípodas del Mediterráneo, en las islas del Pacífico austral. Entender cómo navegaban estos insignes antepasados nuestros hasta el siglo XIX es importante, además del conocimiento intrínseco que ello supone, porque posiblemente algunas de sus técnicas eran similares a las que en la Antigüedad usaron los marinos que surcaron el Mediterráneo antes de que apareciera la aguja náutica.

Detalle del mapa de Joan Marft

Detalle del mapa de Joan Martinez en 1587 en el que aparece marcado una parte del espacio que ocupa el Pacífico

Actualmente muchos de los métodos ancestrales se han perdido, pero en las pequeñas islas se mantienen algunos. Tenemos noticias porque los navegantes europeos que llegaron allí durante los siglos XVIII y XIX describieron parte de ellos, y porque algunos investigadores actuales, conscientes de la riqueza epistemológica que conllevaban, se dedicaron a recogerlos, documentarlos, describirlos y dibujarlos.

Australia, Cassini, 1798.

Australia según Cassini (1798)

Habitat marino

El Océano Pacífico abarca un área que supone, nada mas y nada menos, que 1/3 de la superficie de la Tierra. Este ámbito en el que la tierra firme ocupa algo mas de dos milésimas del total fue, desde hace miles de años, el habitat de un grupo heterogéneo de humanos para los que el mar, lejos de ser una barrera, se terminó convirtiendo en una inmensa autopista.

Carta de América. G. Danet, ca 1730

El mar del Sur o Pacífico en una carta de América. G. Danet, ca 1730

Las miles de islas que pueblan este mar han estado conectadas gracias a viajeros, que con los siglos desarrollaron un impecable sistema de navegación profundamente desconocido por el resto del mundo.

Lejos de los estereotipos que parece que se generaron, basados en relatos de viajes de algunos descubridores europeos, los conocimientos del medio marino facilitaron que se forjara una élite de cuyo dominio de las técnicas de navegación dejarían absortos a muchos entendidos.

Desgraciadamente el desprecio que algunos teóricos mostraron por estas habilidades, la prohibición de los gobiernos europeos de navegar entre islas y los modernos y cómodos sistemas de navegación actuales, han minado mucho el uso de los conocimiento originarios.

Canoa con batanga construida según técnicas antiguas

Canoa con batanga (el refuerzo exterior a modo de aleta) construida según técnicas antiguas

En un ámbito marítimo como el Pacífico los navegantes fueron una casta, de tradición oral  exclusivamente, que guardaba celosamente su conocimiento, que lo transmitía a unos pocos elegidos, que nunca documentaron ni dejaron mas evidencias que alguna “carta de navegación” construida a base de ramas y conchas marinas.

Hecha con piedras y ramas

Parece, según Lewis y otros muchos investigadores, que los tres grandes espacios geográficos (Melanesia, Polinesia y Micronesia) se poblaron gracias a los navegantes asiáticos, aunque éstos no descartan que hubieran incursiones de navegantes americanos.

Portada del libro de Lewis

Portada del libro de Lewis

Una vez establecidos en los diferente archipiélagos, los habitantes de cada uno de ellos no dejaron de tener contacto porque los separaran miles de kilómetros de agua marina. Al contrario de lo que se pensó inicialmente, los intercambios fueron muchos, frecuentes e importantes, y la comunicación se establecía primeramente a través de contactos esporádicos primigenios y posteriormente se plasmaba a través de viajes programados.

Algunas de las técnicas alternativas a los sistemas de navegación mediterráneos

En próximas entradas vamos a explicar detalladamente las técnicas mas comunes en las islas de la Polinesia, Melanesia y Micronesia, un territorio que abarca miles de kilómetros cuadrados, donde la mayor parte es agua, y en ella surgen pequeños islotes, cuyos habitantes han hecho uso durante siglos de estos impresionantes conocimientos para poder navegar entre ellas.

Una de las divisiones de las islas del Pacífico.

División de las islas del Pacífico Meridional

A muchos occidentales les costaba trabajo entender, según Lewis, cómo sin un solo instrumento y en pequeñas embarcaciones los aborígenes podían navegar miles de kilómetros. Ello supuso que se lanzaran teorías, basadas en conocimientos adquiridos en Europa que, lejos de servir para comprender las habilidades desarrolladas en las antípodas, sólo contribuyeron a generar estereotipos que podían ir desde el desprecio a la mitificación, y que no aclaraban nada.

Un estudio detallado de los sistemas de navegación permite saber que muchos de sus conocimientos se basaban en datos procedentes del análisis visual del oleaje, del vuelo de las aves o de la evolución de las nubes durante el día y de la observación de las estrellas durante la noche. Y que éstos sustituyeron durante siglos a nuestros sextantes, brújulas y demás instrumentos que en Europa se usaban para orientarse.

carta vientos pacifico

Carta vientos del Pacifico según un derrotero español de 1852

(Continuará)

Read Full Post »


Por Garbo

    “[…]. Estoy mirando, oyendo,
    con la mitad del alma en el mar y la mitad del alma en la tierra,
    y con las dos mitades del alma miro el mundo […].” (Pablo Neruda)

1.“Mirando al mar” (1949)

Con motivo del Día de San Valentín y, de un modo muy especial, queremos rendir homenaje a uno de los boleristas españoles más emblemáticos, una figura inolvidable dentro de la historia de la música del siglo XX. Nos referimos a la voz única e inconfundible del intérprete Jorge Sepúlveda. Supo transmitir la sensibilidad, dulzura y melancolía de un género, confiriendo un sentido especial a cada palabra, siempre envuelta de sensaciones, emociones y sentimientos que enamoraban al oyente, con una exquisitez musical incomparable, desde aquellos gramófonos y radios de antaño.

Jorge Sepúlveda

En esta ocasión, traemos “Mirando al mar”, tema del año 1949, portador de la magia, del romanticismo o el sueño de algo tan inmenso como el amor, con el mar como contexto.

2. Letra de la composición musical

Bajo el palio de la luz crepuscular,
cuando el cielo va perdiendo su color,
quedo a solas con las olas espumosas
que me mandan su rumor.

Ni un lejano barquichuelo que mirar,
ni una blanca gaviota sobre el mar.
Yo tan sólo recordando la aventura que se fue,
la aventura que en sus brazos amorosos disfruté,
bajo el palio sonrosado
de la luz crepuscular.

Mirando al mar soñé
que estabas junto a mí.
Mirando al mar yo no sé qué sentí,
que acordándome de ti, lloré.

La dicha que perdí
yo sé que ha de tornar,
y sé que ha de volver a mí
cuando yo esté mirando al mar…
Ni un lejano barquichuelo que mirar,
ni una blanca gaviota sobre el mar.
Yo tan sólo recordando la aventura que se fue,
la aventura que en sus brazos amorosos disfruté,
bajo el palio sonrosado
de la luz crepuscular.

Mirando al mar soñé
que estabas junto a mí.
Mirando al mar yo no sé qué sentí,
que acordándome de ti, lloré.

La dicha que perdí
yo sé que ha de tornar,
y sé que ha de volver a mí
cuando yo esté mirando al mar…

Letra: César de Haro Valencia.
Música: Marino García González.

3. Resumen

Esta composición musical reaviva una intensa historia de amor. El mar evoca el recuerdo, la nostalgia por recuperar esa aventura disfrutada “bajo el palio sonrosado de la luz crepuscular”.

4. Actuación en directo de Jorge Sepúlveda en Televisión Española

Más información

BALTASAR, Basilio. El cantante Jorge Sepúlveda murió en Mallorca, donde vivió sus últimos años en busca del anonimato. El País, 18-06-1983.

ENCABO, Manuel. Jorge Sepúlveda, el bolerista que dejó su corazón en Santander. ProBoCa: Promoción del Bolero en Cantabria, 01-05-2010.

Read Full Post »


Diccionario elaborado por el Capitán de Navío Pedro Fondevila Silva, miembro de la Cátedra de Historia Naval, que recoge mas de 7500 voces y unas 9100 acepciones de palabras castellanas y catalanas. La obra es una valiosa herramienta para poder entender mejor la historia de los hombres y las naciones de las riberas del Mediterráneo. En concreto, para conocer la aportación que desde el español y hacia el español tuvo esta lengua común hablada durante mas de cinco siglos (ss. XIII-XVIII).

La lengua franca era una jerga marinera compuesta de términos de varios idiomas europeos como el español, francés e italiano, entre otros, en la cual sólo se usa el infinitivo de los verbos para todos los tiempos y modos de la conjugación, y que fue usada por marineros, navegantes y comerciantes del Mediterráneo.

Este diccionario tiene un estudio preliminar del profesor de la Universidad de Murcia Dr. Juan José Sánchez Baena.

Ha sido recientemente editado por la Fundación Séneca, y se presentará en la sede la Cátedra de Historia Naval, en Cartagena, el jueves 19 de mayo a las 10,30 h.

Read Full Post »

« Newer Posts