Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘– Marinos ilustrados’ Category

Por Francisco Cabezos, Licenciado en Historia por la Universidad de Salamanca y Máster en Historia y Patrimonio Naval

Esta entrada es continuación de otra del mismo autor sobre la creación del cuerpo de pilotos.

El número de pilotos del Cuerpo en cada Departamento evolucionará a lo largo del siglo XVIII, condicionado por el crecimiento y decrecimiento de los buques y, por lo tanto, por las necesidades de dotarlos.

Algunos nombres de los pilotos de Cartagena según el Estado General de la Armada de 1797

Fuentes documentales establecen que en la dotación teórica de un navío debía haber 1 Primero, 1 Segundo y 2 Pilotines. Se entiende, por lo tanto, que esa será la proporción básica para reglar las dotaciones del Cuerpo, a pesar de lo cual encontramos momentos en que las circunstancias requerían a pilotos particulares para completar las dotaciones.

Segundos pilotos de Ferrol (1797)

La Ordenanza de 1748

Previniendo estas circunstancias, la segunda mitad del siglo XVIII vio tanto el desarrollo del Cuerpo de Pilotos como el de sus centros de formación. La Ordenanza de 1748 preveía la creación de Escuelas departamentales orientadas a la formación y promoción de profesionales del pilotaje para el servicio en la Armada. Además, se incentivó la formación y examen calificativo de pilotos particulares, asegurándose con ello un mecanismo de control de los profesionales de la náutica en la España del momento.

Pilotos, pilotines y prácticos en Cartagena (1797)

Se establecían así unos estándares orientados a la política naval borbónica y sus necesidades, contextualizado en un creciente control a través de la Secretaría de Marina y de la Armada de todo lo concerniente al mundo marítimo, civiles incluidos. Esto se cristalizaría igualmente al desarrollarse escuelas de pilotaje particulares en la segunda mitad de siglo. Estas, resultado de las políticas de libre comercio de las décadas de los 60-70, crecieron bajo la supervisión y control del Cuerpo de Pilotos, siendo muchas de ellas reflejo de las Escuelas Departamentales de la Armada. Se da el caso de que en 1790 se unifican los planes de enseñanza náutica en España con la aplicación del Plan Winthuysen, procurando tanto esclarecer las diferencias formativas entre escuelas como aclarar las pautas del oficio del pilotaje.

Documento publicado sobre el certamen  celebrado en la Escuela de Navegación de Cartagena durante esta época (Fuente: AGS, SMA 0212)

De esta manera, el desarrollo de este oficio tanto en la Armada como en el mundo mercante, evoluciona dentro de los esquemas ilustrados al convertirse en un oficio científico. Matemáticas, astronomía, geometría, física o ingeniería son algunas de las materias que deben desarrollar los pilotos en su proceso formativo. Este proceso se actualiza con los nuevos elementos de la ciencia ilustrada, tanto en las escuelas existentes antes de la formación del Cuerpo, como en las surgidas en la segunda mitad del XVIII. La Corona española lograría a grandes rasgos disponer de profesionales examinados, garantizando una mínima formación teórico-práctica para un correcto desarrollo de sus actividades marítimas.

Oficiales de guerra

La excelencia lograda a través de los conocimientos aplicados al pilotaje ilustrado, así como la importancia del puesto desarrollado por los pilotos lleva a que en la década de los 80 se les reconozca como oficiales de guerra. Esta distinción los aleja de los discordantes tratos del resto de la tripulación, reconociéndoles rangos y salarios acordes a un nivel profesional superior al de un marinero, cocinero o carpintero. Si bien esto no significa que logren alcanzar los lugares que se presuponen para un oficial del Cuerpo General, produce un acercamiento de los pilotos a los marinos formados como guardiamarinas. Esa equiparación y el amplio desarrollo científico del pilotaje en la Armada les llevará en ocasiones a duros enfrentamientos con los capitanes y oficialidad mayor de los buques de la Marina borbónica, considerados superiores por su formación y enfrentando decisiones.

El Cuerpo de Pilotos de la Armada llega por lo tanto a postularse como un puente entre el pueblo y la aristocracia, permitiendo a aquellos afortunados válidos para su desarrollo en la náutica llegar a alcanzar niveles cognitivos y rangos que de otra manera se quedaban sólo para la aristocracia formada en las Compañías de Guardias Marinas. A su vez, la importancia del Cuerpo en el mundo civil se tradujo en la creación de un plantel de profesionales a disposición de la Corona, equiparados con los niveles profesionales del pilotaje militar a través del control ejercido por la Armada a nivel formativo y administrativo.

Declive

A pesar de los logros y la evolución del Cuerpo y el oficio de piloto en la España del XVIII, no fue un camino de rosas. Los altibajos de la Real Armada y de la propia Corona borbónica y su administración afectaron en momentos puntuales con reducciones de personal o con falta de fondos en las escuelas de navegación. Golpes como el de Cabo San Vicente (1797) o Trafalgar (1805), minaron las capacidades materiales y humanas de la Marina de guerra española, afectando con ello al Cuerpo de Pilotos. Godoy no libraría al pilotaje militar de reducciones de personal y fondos, de la misma manera que la Guerra de Independencia y los momentos posteriores no salvarían a la dotación de la Armada de una constante decadencia que se saldaría con la disolución del Cuerpo en 1846. Si bien el oficio se perpetuó, lejos quedó el pilotaje militar de los grandes logros de su existencia ilustrada.

Más información

CABEZOS, Francisco. El Cuerpo de Pilotos de la Armada en Cartagena (1748-1805). Mediterránea-Ricerche Storiche, 2017, 39, p. 85-126

GARCÍA GARRALÓN, Marta. Los ojos del buque: los pilotos de los navíos del rey (1748-1846). En SÁNCHEZ BAENA, Juan José, CHAÍN NAVARRO, Celia, MARTÍNEZ SOLÍS, Lorena. Estudios de Historia Naval. Actitudes y medios en la Real Armada del s. XVIII. Murcia: Universidad de Murcia, Servicio de Publicaciones, 2012, p. 189-213.

SELLÉS, Manuel A. y LAFUENTE, Antonio. La formación de los pilotos en la España del siglo XVIII. En PESET, José Luis (ed.). La Ciencia moderna y el Nuevo Mundo. Madrid: CSIC-Sociedad Latinoamericana de Historia de las ciencias y de la tecnología, 1985, p. 149-191.

Read Full Post »

Iniciamos el mes de septiembre con una interesante entrada de Francisco Cabezos Almenar, Licenciado en Historia por la Universidad de Salamanca y Máster en Historia y Patrimonio Naval, sobre el origen y nacimiento del cuerpo de pilotos de la Real Armada Española, a la que seguirá otra en la que se explicará su evolución en los distintos departamentos navales. 

El siglo XVIII supuso, gracias a las reformas de la dinastía borbónica, la modernización estructural y orgánica de la inmensa mayoría de los elementos que configuraban la Corona española en distintos campos. Estos esfuerzos se llevarían a cabo gracias a una potenciación y profesionalización de distintos oficios, aglutinando en ocasiones de manera corporativa a un conjunto de profesionales con el objetivo de controlar su desarrollo ante las necesidades proyectadas para el Reino.

La Marina de guerra española fue uno de los elementos más importantes de este proceso, desarrollando en el nuevo panorama ilustrado los perfiles materiales y humanos que la configuraban. Junto al Cuerpo General y el de Intendencia, otros grupos fueron surgiendo a lo largo del siglo XVIII, con el objeto de aglutinar de manera corporativa a grupos profesionales de importancia para el servicio en la Real Armada. Ingenieros, cirujanos o pilotos son claros ejemplos, siendo estos últimos los que aquí presentamos.

Ordenanzas de 1748

La figura profesional del piloto

El piloto era en el mar la persona que debía establecer las pautas de navegación del barco, procurando que este llegase a su destino de la mejor manera posible y haciéndose valer de los conocimientos propios de la náutica: astronomía, navegación, cartografía, entre otros. Durante la Edad Moderna había sido un oficio tomado en gran importancia, puesto que un marino con conocimientos de pilotaje era una pieza fundamental en cualquier navegación, sobre todo si este exponía una dilatada experiencia en una zona o derrotero específico. Esta sería una de las razones por las que durante el siglo XVI o XVII se buscase, por ejemplo, regular y controlar el oficio de piloto de cara a la Carrera de Indias, dando pie a exámenes y a la creación de escuelas de náutica como el Colegio de San Telmo de Sevilla (1681).

Imagen de la portada del Tratado cuarto de las Ordenanzas de 1748

Conscientes del papel del piloto en el marco profesionalizador de la nueva marina de guerra borbónica, en el XVIII se planteó disociar el pilotaje militar del civil. El Real Servicio debía disponer de sus propios pilotos, formados y listos para su desarrollo en los barcos y operaciones que la Corona dispusiera, evitando la vieja costumbre de contar con pilotos mercantes, tal y como ocurría en los siglos anteriores. La nueva Armada debía disponer de hombres para la guerra, capaces de desarrollarse entre el fuego y la metralla tanto como entre las tempestades.

Los primeros exámenes

En 1734 se daba orden de establecer un primer número fijo, asignando una treintena de pilotos de manera estable para su servicio en los navíos del Rey. Los aspirantes fueron examinados en Cádiz, asegurando así las capacidades profesionales de los que formarían la primera dotación de pilotos de la Armada. Dos años más tarde se haría lo propio en el resto de Departamentos, viendo como sin estar formado aún el Cuerpo de Pilotos se daban los primeros pasos hacia el mismo. Se aseguraban así la autosuficiencia de la Armada en el recurso humano.

Nace el Cuerpo de Pilotos de la Armada

Los pasos dados en la década de los 30 se cristalizarán en 1748 con la creación formal del Cuerpo de Pilotos de la Armada, detallando sus características y obligaciones en las Ordenanzas de ese mismo año. Su organigrama situaría un número de pilotos de dotación en cada uno de los tres Departamentos peninsulares, dependiendo jerárquicamente de un Director departamental. Estos responderán ante el Director del Cuerpo en Cádiz y este a su vez de las instancias superiores:

Escala de mando del Cuerpo. Fuente: Cabezos Almenar, 2017: 88

Jerarquía

Los pilotos a su vez se organizarán en torno a tres clases, coincidiendo estas con su experiencia y capacidades y, por lo tanto, con la categoría: Primer Piloto, Segundo Piloto y Pilotín (de mayor a menor categoría). A estas habría que sumar la categoría de Piloto Práctico, el cual se centraría en tareas de navegación costera y por lo tanto estaría por debajo de las clases superiores proyectadas a la navegación de altura. Cada clase tendrá asignadas unas competencias superiores o inferiores dentro de cada navío, siempre asociadas al nivel cognitivo y la experiencia.

Más información

CABEZOS, Francisco. El Cuerpo de Pilotos de la Armada en Cartagena (1748-1805). Mediterránea-Ricerche Storiche, 2017, 39, pp. 85-126

GARCÍA GARRALÓN, Marta. Los ojos del buque: los pilotos de los navíos del rey (1748-1846). En SÁNCHEZ BAENA, Juan José, CHAÍN NAVARRO, Celia, MARTÍNEZ SOLÍS, Lorena. Estudios de Historia Naval. Actitudes y medios en la Real Armada del s. XVIII. Murcia: Universidad de Murcia, Servicio de publicaciones, 2012, pp. 189-213.

SELLÉS, Manuel A. y LAFUENTE, Antonio. La formación de los pilotos en la España del siglo XVIII. En PESET, José Luis (ed.). La Ciencia moderna y el Nuevo Mundo. Actas de la I Reunión de Historia de la Ciencia y de la Técnica de los Países Ibéricos e Iberoamericanos (Madrid, 25 a 28 de septiembre de 1984). Madrid: CSIC-Sociedad Latinoamericana de Historia de las ciencias y de la tecnología, 1985, pp. 149-191.

Read Full Post »

Rafael Monleón y Torres (1843-1900), un artista valenciano del siglo XIX, es conocido y celebrado como pintor naval, pero fuera de unos círculos reducidos su figura e importancia son mínimas.

El artista. Fuente

El artista. Fuente

Las biografías que existen hacen hincapié en su faceta artística, pero nosotros queremos remarcar la labor recopiladora, documental y difusora que este artista e intelectual llevó a cabo en pro de la Historia y el Patrimonio Naval y Marítimo a través de una impresionante colección de dibujos.

Marina

Marina

Monléon también nos dejó unas bonitas marinas, pintó impactantes batallas y dramáticas tempestades. Al contrario que otros pintores de su época, él había navegado como marino mercante y, por lo tanto, viajado lo suficiente como para tener noticia de primera mano de muchas de las naves que luego dibujó. Una vez acabada su vida como navegante, obtuvo una plaza de restaurador en el Museo Naval de Madrid, lo que le permitió entrar en contacto con la documentación histórica mas relevante.

El puerto de Alicante

El puerto de Alicante

Destacamos que Monleón no dejó atrás embarcaciones de países lejanos, sino que se documentó para dibujarlas y así dejar testimonio de su existencia, formas y estructura. El autor se ocupó igualmente de naves africanas, egipcias, indias, chinas o austronesias, y esa concepción universal de la Historia y del Patrimonio Naval, que ni siquiera hoy es frecuente, consideramos que tiene un enorme valor.

Las naves de la Historia

Mostramos y comentamos una muestra de la colección de dibujos suyos en los que quiso recoger todas las embarcaciones (barcas, canoas, naves, buques, barcos y resto de denominaciones) que se usan a lo largo de la geografía terrestre, y también las que en épocas pasadas habían sido utilizadas para surcar mares y ríos.

Entrada en el puerto

Entrada en el puerto

Esta impresionante colección está digitalizada y disponible en la Biblioteca Nacional de España (a través de la Biblioteca Digital Hispánica), y es la que vamos a comentar aquí para deleite de todos los que gustan de este tema. Nuestro especialista en historia de la navegación ha hecho los comentarios sobre las naves.

Todas las imágenes han sido tratadas y mejoradas por nuestros expertos para que, dentro de lo posible, se puedan observar de manera mas clara los detalles  y dibujos realizados.

Los que hemos recogido aquí son sólo una muestra de los casi 1000 dibujos de este prolífico autor.

Trirreme romana

En esta magnífica nave de la Antigüedad clásica es de destacar el aplustre que remata la popa (puppis) en forma de ala de ave, el gobernaculum o timón (uno a cada banda), el rostrum o ariete con el cual se embestía a la embarcación enemiga (un poco elevado pues esta pieza tenía que estar a flor de agua), la vela cuadra o redonda y, asomando por la popa, un áncora. Le faltan dos órdenes de remos.

Trirreme romana

Carraca del siglo XV

La carraca era un navío de vela destinado al comercio de grandes cargas. La embarcación dibujada va navegando empopada con la gran vela mayor o papafigo. El grueso árbol mayor lleva por encima de la verga de la vela una cofa, que era un puesto de combate desde el cual se lanzaban flechas, venablos y piedras al enemigo. Sobre la cofa aparece un pequeño mástil con una reducida vela de gavia aferrada. Lleva, también, una mesana latina aferrada o matafionada. En la proa hay un pequeño trinquete redondo o cuadro que está aferrado. Un bauprés muy levantado es el último árbol de la embarcación.

Carraca del siglo XV

Galeón del siglo XVI

Nave a vela de origen español utilizada tanto para el comercio como para la guerra. En el dibujo va navegando en popa con todo el aparejo. En la proa y atravesando el bauprés aparece media verga de la cebadera que no está envergada. Sobre el castillo de proa, el árbol de trinquete lleva izada la vela del mismo nombre, y en su mastelero el velacho. En el arranque del alcázar, el árbol mayor lleva dado su papafigo o vela cuadra mayor. En su mastelero va hinchada la gavia. En el castillo de popa la mesana latina va cazada en el cazaescota, botalón que sale del coronamiento de la popa.

Galeón del S. XVI

Barco tunecino

Barco tunecino denominado Sandala y también Sandalia. Embarcación berberisca o tunecina de cabotaje. Lleva una vela latina al viento, cazada en la popa, y una pollaca (especie de foque) con el puño de amura encapillado en el extremo del botalón de proa. Las de mayor tonelaje llevaban una mesana con una vela de abanico.

Barco tunencino

Canoa de Nueva Guinea

Esta embarcación es bastante grande, por lo cual debe estar construida como un catamarán con dos cascos unidos por una cubierta. Las canoas normales llevaban un casco con una batanga adosada (armazón exterior) para mantener el equilibrio de la embarcación. La vela, entre dos entenas que se unen en su base en forma de V, es característica del Pacífico. Lleva dos por mor de los dos cascos. Como se deja mucho espacio sin velamen en la parte baja, se han añadido varias velas cuadras, probablemente copiadas de las naves europeas.

Canoa de Nueva Guinea

Clipper

Precioso dibujo de los barcos que desde la mitad del siglo XIX hasta la II guerra mundial mantuvieron el comercio luchando con la competencia de los buques de vapor. La ilustración nos muestra la popa del barco con el palo de mesana y el del mayor popel, pues suponemos que la embarcación era de cuatro palos. Hay un buen detalla de la tabla de jarcia. Con los obenques tesos por los acolladores y las vigotas. Los obenques, para permitir que la gente suba a la arboladura tienen hecha la flechadura. Entre las dos mesas de guarnición cuelga una escala de gato para que los marineros embarquen o desembarquen de los botes.

Clipper

Nota para los investigadores: algunos de los dibujos están mal descritos y no se corresponden con las embarcaciones que aparecen. También se encuentran otros errores de diverso tipo.

Mas información

Acceso a los dibujos de Monleón desde la Biblioteca Digital Hispánica.

PIQUERAS GÓMEZ, M.J. Rafael Monleón: el pintor del mar y su historiaArs longa: cuadernos de arte, 1991, 2, p. 49-52.

Read Full Post »

Pedro Sarmiento de Gamboa (1530-1592) fue un marino y científico al servicio del rey de España. Había estudiado matemáticas y ciencia náutica en Pontevedra. Entre 1550 y 1555 participó en diferentes batallas en el continente europeo. En su faceta científica desarrolló conocimientos sobre cartografía, historia, humanidades, cosmografía, construcción de instrumentos náuticos y estudio de antigüedades.

Sarmiento de Gamboa inmortalziado en un sello

Sarmiento de Gamboa inmortalizado en un sello

Su vida está llena de viajes y aventuras a las costas del fin del mundo, de importantes descubrimientos geográficos y científicos, pero también de encontronazos con la justicia de su época, apresamientos y cárcel. Tuvo dos juicios, en uno fue acusado ante la Inquisición y en otro él mismo denunció al dueño de la flota con la que navegó. Posteriormente caería en manos inglesas y luego francesas hasta su liberación.

La Inquisición le persigue

Había llegado a las Indias en 1557, donde se le hizo el encargo de escribir la Historia de los Incas.

En el continente americano fue procesado dos veces, la primera acusado de nigromante y de otros delitos similares. Sobre él aparecieron testimonios de que “tenía hecho o sabía hacer cierta tinta simpática y anillos de oro con letras o signos cabalísticos (…) halláronle libros y cuadernos manuscritos en pergamino en que se explicaban las propiedades de las piedras, amén del códice especial consagrado a la fábrica de las tumbagas” (Fernández Duro, p. 235). Las tumbagas eran joyas hechas con una aleación de oro y cobre que fabricaban los orfebres indígenas americanos.

Una tumbaga tairona con motivos maríitmos

Una tumbaga tairona con motivos marítimos

Sobre Sarmiento recayó una sentencia de destierro y de reclusión, cuya pena conmutó el Arzobispo por la de permanecer durante un año en la ciudad de Cuzco, sin salir de ella.

Descubren las islas Salomón

Tras la sentencia, Sarmiento, para evitar posibles represalias, decidió embarcar: “como supe de muchas tierras incognitas hasta mi no descubiertas, en el mar del Sur, por donde muchos había procurado arrojarse y nunca se había atrevido, y lastimádome de que tan grave cosa como allí perdiese por falta de determinación, di dello noticia al Licenciado Castro, Gobernador que a la sazón era de este reino del Perú, ofreciéndome a descubrir muchas islas en el mar del Sur, si favorecía para ello” (Carta de Sarmiento al Rey, 4 mayo de 1572) .

El inmenso Mar del Sur, hoy Oceáno pacífico en una mapa del siglo XVI, de A, Ortelius.

El inmenso Mar del Sur, hoy Océano Pacífico, en una mapa del siglo XVI, de A. Ortelius (1589).

Fue entonces el piloto de uno de los barcos que, partiendo del Virreinato del Perú, llegaron por primera vez a las Islas Salomón. Hay una teoría que sugiere que la derrota elegida los llevaba al descubrimiento del continente australiano por parte de los habitantes del viejo continente, pero que una mala decisión del piloto mayor los desvió hacia las islas Salomón.

Localización de las Islas Salomón

Localización de las islas Salomón

La segunda vez que se las tuvo que ver con la justicia fue tras llegar de este viaje, ya que Sarmiento denunció al armador Mendaña, y, tras mutuas acusaciones, ambos acabaron en la Audiencia, siendo el primero exonerado de cualquier culpa en el juicio que se celebró.

A la captura de Drake

Posteriormente se le ordenó dar captura a Francis Drake, aunque no tuvo éxito, y con ocasión de intentar cumplir esta misión pudo explorar los canales patagónicos, el Estrecho de Magallanes, así como levantar cartas de islas, canales y de algunas poblaciones. Participó también en la fabricación de instrumentos náuticos.

Portada de su libro mas conocido

Portada de su libro mas conocido

Las ciudades del fin del mundo

Como Sarmiento buscaba continuamente la aventura, convenció al rey Felipe II para que le permitiera volver al Estrecho de Magallanes, con intención de poblarlo, para conseguir el dominio de este importante punto.

Fuente

Las dos poblaciones fundadas por Gamboa. Fuente

Los dos enclaves que allí fundó Nombre de Jesús y Rey Felipe (Puerto del Hambre) costaron muchos sacrificios y vidas humanas. Esta historia está recogida en algunas obras posteriores y puede consultarse en varias páginas webs. Traemos un párrafo que sintetiza este intento, que tuvo funestas consecuencias:

“… Eran trescientos treinta y ocho, con doce mujeres, los que cabalgaron por el valle de la muerte. Pedro Sarmiento de Gamboa era su jefe. Sólo quedó uno, llamado Tomé, para dejar testimonio de lo que ocurrió. También quedaron sus cartas; las cartas del fin del mundo. Ciudad del Rey Felipe nació y se fue al infierno en el breve espacio de tres años. El lugar fue abandonado y los españoles jamás regresaron. Demasiado lejos, demasiado mar y demasiada fría desolación. Me turba encontrarme en el límite geográfico preciso, el mojón exacto que señala el punto del máximo poder español” (Domínguez Molinos).

Frente a la reina de Inglaterra

A pesar de estos últimos acontecimientos, la vida de aventuras de Sarmiento no acabó aquí. De vuelta a España fue capturado cerca de las Islas Azores por un buque inglés, que lo llevó preso a Inglaterra. Allí se entrevistó con Isabel I y con algunos de los nobles de la corte.

Las islas Azores, entonces se llamaba Terceras. Fuente

Las islas Azores, que entonces se llamaban Terceras. Fuente

Una vez que consiguió la libertad, en su regreso a España, al pasar por Francia fue secuestrado por un capitán de los hugonotes (calvinistas franceses) y estuvo en su poder durante 3 años, hasta que las autoridades españolas pagaron su rescate. Tenemos noticia de que en el año 1590 estaba ya libre en España, donde pudo dedicarse a escribir su tratado sobre el Viage al estrecho de Magallanes por el capitan Pedro Sarmiento de Gamboa ; en los años de 1579 y 1580 ; y noticia de la expedicion que despues hizo para poblarle.

Primera hoja del Viaje al estrecho de Magallanes

Primera hoja del Viaje al estrecho de Magallanes

Epílogo

Sarmiento de Gamboa fue uno de los cronistas más ilustrados de América, pues contaba con una excelente formación académica y estaba naturalmente dotado de una gran inquietud científica y de una inusitada pasión por la aventura. Lo que escribía era sobre lo que había navegado, descubierto y conocido. Tiene en su haber tanto éxitos como fracasos, y por todos ellos Gamboa, el intrépido navegante, es uno de los personajes mas atrayentes de la aventura hispana en el Nuevo Mundo, pero también de los mas desconocidos.

excipit

Más información

BARROS, J.M. Pedro Sarmiento de Gamboa: avatares de un caballero de Galicia. Santiago de Chile: Editorial Universitaria, 2006.

DOMÍNGUEZ MOLINOS, R. Sarmiento de Gamboa y las Cartas del Fin del Mundo. Madrid: Nautical Union Editorial, 2013.

FERNÁNDEZ DURO, C. Pedro Sarmiento de Gamboa, el navegante. Boletín de la Real Academia de la Historia, 1896, XXVIII, p. 273-287.

FRAGA VÁZQUEZ, J.A. Pedro Sarmiento de Gamboa. En Culturagalega.org. Álbum Ciencia Gallego Consejo de la Cultura, 2013.

Read Full Post »

Esta segunda parte recoge las colecciones de oficiales de la Armada que han sido depositadas en el Archivo Naval de Madrid, pero que fueron realizadas por cuenta propia, no por orden de la superioridad militar. Se exponen de manera cronológica.

Ordenandzas 1783. Imprsionane escudo de armas.

Impresionante escudo de armas del inicio de las Ordenanzas de 1793

Colección EnrilePascual de Enrile y Alcedo perteneció alternativamente al Ejército y la Armada. Conservó documentación de todos los destinos que obtuvo, pero la mayor parte corresponde a los años que permaneció en Filipinas al mando del Apostadero. Fue donada por sus herederos al Archivo Naval.

Enriel en una litografía

Entre los hechos mas relevantes que recoge la documentación merece la pena destacar los siguientes: Participó en la guerra de la Independencia, como comandante del bergantín Prueba contribuyó a la medición del arco meridiano entre Barcelona y Baleares, en 1814 mandó la expedición que se organizó para transportar a las fuerzas del Ejército a Centroamérica para luchar contra la revolución. En 1827 fue nombrado Comandante de Marina interino del Apostadero de Filipinas. Cuando M. Ricafort cesó en el Gobierno y Capitanía General de Filipinas, Enrile fue designado para desempeñar dicho cargo entre los años de 1830 a 1835. Desde su llegada, trabajó para fomentar el desarrollo de las islas.

Detalle de un plano de Manila de 1819 (BDH)

Detalle de un plano de Manila de 1819. Fuente: Biblioteca Digital Hispánica (BDH)

Colección Mazarredo. La colección está formada por la documentación producida en las diferentes comisiones a las que fue destinado, muchas de ellas de enorme importancia para la Historia de la Armada. Por ejemplo, las referidas a la redacción de las Ordenanzas de Marina. También entre la documentación relativa a la comisión de 1795 de formar una escuadra que debía reunirse con la de Lángara y la relativa a su destierro en Ferrol. En 1797, tras el desastre del cabo de San Vicente, fue comisionado para reorganizar la Escuadra del Mar Océano y prepara la defensa de Cádiz, cuyas costas estaban bloqueadas por la Armada inglesa.

Colección de instrucciones recopiladas por Mazarredo

Colección de instrucciones recopiladas por Mazarredo

En el Archivo Naval de Madrid se encuentran documentos sobre la organización y también la correspondencia mantenida con los mando ingleses. Igualmente hay documentación sobre el proyecto de recuperación de Menorca, así como los avatares de la escuadra combinada franco – española en Brest. También se conserva correspondencia con Gravina, informes sobre la guerra y la situación europea en general. Ana María Vigón, en el artículo ‘Los manuscritos del Museo Naval’, resume los temas de la colección (el enlace al texto aparece abajo).

Mazarredo

Mazarredo

Colección Zalvide. Manuel de Zalvide formó parte del Cuerpo del Ministerio y mas adelante de Intendencia. A lo largo de su carrera estuvo destinado en los tres Departamentos marítimos. En 1771 pasó destinado al de Cartagena, y un año después ascendió a Comisario de guerra; por ello tuvo que desplazarse a diversos puntos del Departamento. Se ocupó en redactar reglamentos, ordenanzas, extractos de leyes y otros instrumentos que facilitaran el trabajo. El 13 de noviembre de 1784 fue nombrado Contador Principal del Departamento de Cartagena y falleció cuatro años después.

Reglamento de Zalvide

Reglamento de Zalvide (BDH)

Su testamento explicitaba claramente que su colección debería quedarse en el Departamento Marítimo de Cartagena, aunque no fue así.

Entre sus publicaciones destaca el “Reglamento de navegacion, pesca, carga, y descarga, y govierno(sic) politico, y economico de los gremios de matricula de gente de mar, y maestranza de Mallorca” 1773 (Obra completa).

arama

Más información

Read Full Post »

Ya se ha tratado varias veces el tema de alguno de los mas ilustres marinos que durante el siglo XVIII fueron la avanzadilla científica de España, y que tuvieron en el resto de Europa respeto y admiración, tal es el caso de Jorge Juan, Antonio de Ulloa o los hermanos Francisco y Gabriel Ciscar. Todo ello a pesar de que algunas veces, mas de las deseables, en su país no tuvieran tanta consideración con ellos.

Una de las muchas obras traducidas

Una de las muchas obras traducidas

Es de sobra conocida lo que hoy consideraríamos una anécdota, pero que en su momento marcó un antes y un después en el devenir de la Ciencia española: dos muchachos recién ascendidos a oficiales de la Armada, Jorge Juan y Antonio de Ulloa, embarcan en un navío francés, para medir junto con destacados miembros de la Academia francesa la verdadera forma del planeta (Misión Geodésica a la Real Audiencia de Quito).

La figura de la Tierra, de Bouguer

La figura de la Tierra, del científico francés Bouguer

Esta circunstancia se dio porque, a cambio de que el imperio español permitiera que esta expedición pudiera hacer sus mediciones en tierras americanas, el monarca exigió que dos de sus más afamados científicos los acompañaran. Cuando Godin, La Condomine o Bouguer vieron llegar a dos jovencitos que apenas había cumplido los veinte años parece que empezaron a reirse. Esta situación dio un giro de 180 grados cuando los conocieron, y tras la risa inicial comprobaron que eran cultos, sabios y capaces. De esa relación salió una importante camaradería que continuaría años después, que les abrió, y también a sus sucesores inmediatos, las puertas de las academias europeas.

Antonio de Ulloa

Antonio de Ulloa

Todos estos marinos habían estudiado en las Academias de Guardiamarinas, obteniendo las mejores calificaciones, embarcaron para hacer las prácticas y la mayor parte de ellos se especializaron en el Curso de Estudios Mayores o de Matemáticas Sublimes. Muchos formaron parte de las expediciones más importantes que se sucedieron en la época, ayudaron a cartografiar los mares y sus costas, y fueron elegidos directores de instituciones de renombre internacional.

Martín Fernández de Navarrete

Martín Fernández de Navarrete

Espinosa y Tello

José de Espinosa y Tello

Ahora queremos traer aquí la prueba de lo importante que fue esta aportación a la Ciencia europea, y la mejor demostración es que los libros que estos grandes marinos escribieron se tradujeron a diversos idiomas tales como francés (Fr), inglés (In), alemán (Al), italiano (It) o portugués (Port). En la tabla inferior aparecen algunos de los mas importantes.

Proyección Internacional de las obras de los oficiales de la Armada Española durante el siglo XVIII. Fuente: Valera, 2006

Proyección Internacional de las obras de los oficiales de la Armada Española durante el siglo XVIII. Fuente: elaboración propia a partir de los datos de Valera, 2006

Se publicaron estas obras en las más afamadas revistas de la época, tales como las Philosphical Transactions británicas, y las más prestigiosas editoriales del momento prestaron sus prensas para sacar a la luz los textos ya traducidos. Los libros se imprimieron en Londres, París, Amsterdam, La Haya, Dublín, Milán, Nantes, Leipzig, Munich, Nueva York y Filadelfia, entre otros.

Ulloa escribió de muchas materias, de distintos ámbitos tales como Geología, Sismología, Astronomía y Navegación, pero no dejó atrás las denominadas Ciencias Sociales y Humanas, tratando entre éstas la Historia Natural, Antropología y la Geografía.

El puerto del Callao, levantado por Ulloa en 1744. Fuente: Gallica

Carta del puerto del Callao, levantado por Ulloa en 1744 y traducida al francés y al alemán. Fuente: Gallica

Juan trató especialmente la Física, Navegación y Astronomía y, en sus obras conjuntas con Ulloa, se adentró en las Ciencias Sociales y Humanidades.

Una obra de Mendoza tradicuda

Una obra de Mendoza traducida

F. Navarrete se ocupó especialmente de la Historia de la Navegación. Mendoza y Ríos de Astronomía y Navegación. Bauzá, Espinosa y Tofiño de Hidrografía. Vargas Ponce de Historia Natural, Antropología y Geografía. Ciscar de Matemáticas, Navegación, Física y Astronomía.

En total fueron mas de 100 las obras que se tradujeron a otros idiomas o que se publicaron fuera de los territorios de la monarquía hispana. Y abarcaban casi todas las materias que en esa época se cultivaban. Todo un récord que hoy sería difícil de batir, y que por desgracia no continuaría a lo largo de la centuria siguiente.

A continuación, siguiendo el criterio establecido en la tabla anterior, aparecen algunas de las obras publicadas:

ULLOA, ANTONIO DE

Physikalische und historische Nachrichten von sudlichen und nordostlichen Amerika. Aus dem Spanischen übersetze von Johan Andreas Dieze. Leipzig: Imp. Bey Weidmanns Erben und Reich, 1781. 2 v.

Mémoires philosophiques, historiques, physiques, concernant la decouverte de l’Amerique, ses anciens habitans, leurs moeurs, leurs usages, leur connexion avec les nouveaux habitans, leur religion ancienne & moderne, les produits des trois règnes de la nature, & en particulier les mines, leur exploitation, leur immense produit ignoré jusqu’ici… par don Ulloa. Traduit par M. [Jean Baptiste de Villebrune]. Avec des observations & additons sur toutes les matières dont il est parlé dans l’ouvrage. París: Imp. Buisson, 1787. 2 v.

Lettres americaines dans lesquelles on examine l’origine, l’etat civil, politique, militaire & religieux, les arts, l’industrie, les sciences, les moeurs, les usages des anciens habitans de l’Amérique : les grandes epoques de la nature, l’ancienne communication des deux hémisphères, & la dernière révolution qui a fait disparoître l’Atlantide : pour servir de suite aux Mémoires de D. Ulloa / par M. le comte J. R. Carli… avec des observations & additions du traducteur. [i.e. J. B. Lefebvre de Villebrune]. Paris: Buisson, 1788. 2 v.

JUAN Y SANTACILIA, JORGE

A short, easy, arithmetical rule, for determining the course and distance, when the rumbs failed or do not vary aboive three or four points. En John Adams. The Young Sea-Officers Assistant, Both in His Examination and Voyage. London: Imp. Lockyer Davies, 1773.

Examen maritime theorique et pratique ou traite de mechanique appliquee á la construction et á la manoeuvre des vaisseaux et autres batiments. Traduit de l’espagnol, avec des additions, par M. Leveque, ingenieur hydrographique de la marine. Nantes: Chez l’auteur,… Augustin-Jean Malassis, imprimeur, 1783. 2 v.

Esame marittimo teorico o pratico, ovvero Trattato di Meccanica applicata alla costruzione e alla manovra dei Vascelli, etc. [Translated by S. Stratico.] Con le aggiunte ed annotazioni [from the French] di Mr Leveque. In questa edizione Italiana aumentato d’altre annotazioni. Milano: Stamperia Imperiale Regia, 1819. 2 v.

JORGE JUAN y ANTONIO DE ULLOA

Reise Nach Dem Konigreiche Peru. Leipzig: Arkstee und Merkus, 1751.

Voyage historique de l’Amerique meridionale fait par ordre du roi d’Espagne par don George Juan… et par don Antoine de Ulloa... / Ouvrage orne’ des figures, plans et cartes necessaires. Et qui contient une histoire de Yncas du Perou, et les observations astronomiques & physiques, faites pour déterminer la figure & la grandeur de la terre. Amsterdam y Leipzig: Arkstée y Merkus, 1752. 2 v.

A voyage to South America. Second edition. Dublín: Imp. W. Williamson, 1762. 2 v.

Historische reisbeschryving van geheel Zuid-America; gedaan op bevel des konings van Spanje, door Don George Juan… en door Don Antonio de Ulloa… Versierd met zeer fraaije affeeldingen, platte gronden en kaarten, door voorname meesters gegraveerd, en voorzien van de vereischte bladwyzers. Te Goes [La Haya]: Jacobus Huysman, 1771-72.

Dissertation historique et geographique sur le meridien de demarcation entre les domaines d’Espagne et de Portugal. París: A. Boudet, 1776.

Voyage of Don George Juan and Don Antonio de Ulloa to South America. Philadelphia: Joseph & James Crukshank, 1801.

MARTÍN FERNÁNDEZ NAVARRETE

Supercherie litteraire. Reponse a une critique hydrographique. Correspondence… du Baron de Zach, 14 (1826), p. 523-545.

Relations des quatre voyages entrepris par Christophe Colomb: pour la decouverte du nouveaumondE de 1492 a 1504; suivies de diverse lettres et pieces inedites extraites des archives de la monarchie espagnole…Paris: Treuttel et Wurtz, 1828.

JOSÉ DE MENDOZA Y RÍOS

Recherches sur les solutions des principaux problemes de l´astronomie nautique. London, 1797.

Tables to correct the observed altitudes of the sun, moon and the stars. London, 1801.

A complete colection of tables for facilitating the calculations of nautical astronomy, and particularly of the latitude of a ship at sea from two altitudes of the sun, and that the longitude from the distances of the moon from the sun or a star, and particularly of the latitude of a ship at sea from two altitudes of the sun, and that of the longitude from the distances of the moon from the sun or a star; containing the natural versed – sines to every 10 seconds, and the logarithmic – sines, double – sines, versed – sines, &c. to every minute from 0 to 80 degrees; and several other tables, useful in astronomy and navigation. London: R. Faulder, 1801.

FELIPE BAUZÁ

Uber den gegenwärtigen Zustand der Geographie von Süd – Amerika. Übersetzt von Wilhelm Friedrich Freiherr von Karwinsky. München, 1824.

Más información

VALERA CANDEL, M. Proyección internacional de la Ciencia Ilustrada Española. Murcia: Editum, 2006.

Read Full Post »

En septiembre se cumplen los 125 años de la botadura del submarino de Isaac Peral. Por ello la Armada Española, a través del Órgano de Historia y Cultura Naval, junto con otras instituciones entre las que se encuentra la Cátedra de Historia Naval, van a realizar una serie de actividades (conciertos, emisión de moneda, concurso de fotografía, travesía, etc., de las que daremos más información en fechas próximas). Entre éstas se celebrará en Cartagena, donde nació Peral, un ciclo de conferencias en conmemoración de dicho acontecimiento.

Portada del díptico que informa sobre las confererncias

Portada del díptico que informa sobre las conferencias

Para los cartageneros de Levante el submarino Peral es algo común en sus vidas, lo han visto de pequeños, y también de mayores. Sabemos que es el primero que se construyó en el mundo como arma submarina, pero por regla general no hay demasiado conocimiento del tema. Sólo los expertos y eruditos conocen esta historia con final feliz, que para el inventor fue bastante amarga.

Sello conmemorativo

Sello conmemorativo

Hay varios trabajos dedicados a Peral y algunas webs, pero estas conferencias quieren sacar a la luz aspectos desconocidos de la figura de este cartagenero insigne y de su magnífico trabajo, incomprendido en su época y celebrado en la nuestra.

Boceto del submarino, realizado por su inventor

Boceto del submarino, realizado por su inventor

Muy brevemente, y para quiénes apenas lo conozcan, Isaac Peral y Caballero (1851-1895) fue hijo de militar y brillante marino, entró en el Colegio Naval Militar en 1865. Tras su paso por la institución, realizó el Curso de Estudios Superiores (al que sólo entraban los más brillantes de los alumnos de las Academias). Tras varios destinos en diversas partes del mundo, fue nombrado profesor de Física y Matemáticas en la Escuela de Ampliación de Estudios de la Armada. Allí ideó el invento por el que sería conocido, aunque no fue ni mucho menos el único, el torpedero submarino. Apoyado por la reina Isabel II y denostado por muchos de sus compañeros y superiores, al final pudo ver su arma construida y botada en el Arsenal de La Carraca en 1888. Disparó con éxito el torpedo y pasó todas las pruebas. Pero como por desgracia muchas veces ha ocurrido, a alguien le molestó, y su invento, único en el mundo, quedó olvidado en un rincón, sin uso ni reconocimiento. Peral, muy desengañado, abandonó la Marina, y se dedicó desde entonces al ámbito empresarial, ideando nuevos instrumentos relacionados preferentemente con la electricidad (una ametralladora, un ascensor, un proyector y un varadero).

Ilustración de las pruebas oficiales superadas por el submarino Peral

Ilustración de las pruebas oficiales superadas por el submarino Peral

Hoy sabemos que su idea fue genial, que tuvo utilidad, y no sólo bélica, pero el reconocimiento no llegó a tiempo y Peral falleció sin saber que en fechas posteriores sería recordado, y su invento reconocido. Sólo para que ésto no vuelva a ocurrir, merece la pena sacar a la luz pública esta parte de la Historia Naval española.

Mausoleo de Isaac Peral, en el cementerio de Cartagena, su tierra natal

Mausoleo de Isaac Peral, en el cementerio de Cartagena, su tierra natal

Las conferencias tendrán lugar en la Universidad Politécnica de Cartagena, en el salón de actos que lleva el nombre del inventor homenajeado (situada en la Facultad de Ciencias de la Empresa) entre los meses de septiembre y octubre, y estarán impartidas por expertos en la materia. Serán las siguientes:

12 de septiembre, a las 20 h. Inauguración del ciclo de conferencias.
El submarino Peral. D. Juan Ignacio Chacón Bulnes.

17 de septiembre, 20 h.
El arma submarina. D. Carlos Martínez-Morellos Díaz de Miranda

19 de septiembre, 20 h.
El Peral: primer submarino moderno y eficaz. D. Agustín Rodríguez González.

24 de septiembre, 20 h.
Isaac Peral: el personaje y su obra. D. Javier San Mateo.

26 de septiembre, 20 h.
El contexto social y político de la época de Isaac Peral. Dra. Cristina Roda Alcantud.

2 de octubre, 20 h.
Coste del submarino Peral según las Ordenanzas de Arsenales de 1886. D. Isidoro y Dña. Manuela Guzmán Raja.

9 de octubre, 20 h
Los sinsabores y desventuras de Isaac Peral. D. Mariano Juan y Ferragut.

16 de octubre, 20 h
Traslado, restauración y musealización del submarino Peral. Dr. José Antonio Martínez López.

Invitamos a todos los interesados a asistir.

Díptico con más información sobre las conferencias

portada diptico

Conferencias 125 aniversario

Más información sobre el submarino y su inventor

Facebook Museo Naval de Cartagena

Web sobre el Submarino Peral (Fundación Museo Naval)

3 magníficos videos

El primero relata su vida y sus circunstancias vitales, el segundo sus inventos y el tercero trata de la fama obtenida por Peral en el mundo. Los dos primeros son reportajes relativamente largos (unos 15 minutos), pero merecen la pena. Es de lo mejor que se ha hecho sobre este tema.



Read Full Post »

Older Posts »