Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Patrimonio museístico’ Category


Por Almudena Ródenas Valero, alumna del Máster en Historia y Patrimonio Naval

Síntesis

Joaquín Sorolla y Bastida fue uno de los pintores más relevantes de finales del siglo XIX y principios del XX. Tuvo una gran carrera y una brillante proyección internacional, lo que le reportó prestigio, posición económica y numerosos discípulos. Uno de los temas recurrentes de este artista fue el mar, y por ello le dedicamos una entrada.

Autorretrato (1915)

Autorretrato (1915)

Breve biografía

Sorolla nació el 27 de febrero de 1863 en Valencia, era de familia humilde y creció junto al antiguo barrio de pescadores. Con sólo dos años quedó huérfano y se crió, junto a su hermana, con sus tíos maternos. Ingresó en 1874 en la Escuela Normal Superior de Valencia, donde pronto destacó por su habilidad para el dibujo y la pintura. Aprovechando sus capacidades ingresó en las clases de dibujo de Cayetano Capuz y en 1878 se matriculó en la Escuela de San Carlos.

Entrar en esta Escuela no sólo le permitió continuar sus estudios, además conoció al fotógrafo Antonio García, padre de uno de sus compañeros, quien dado su talento le ofreció trabajo como iluminador en su taller. Este continuo contacto con la familia García propició su encuentro con Clotilde, hija del fotógrafo, que con el tiempo se convertiría en esposa de Sorolla.

Mi familia   (1901, Ayuntamiento de Valencia)

Mi familia (1901, Ayuntamiento de Valencia)

Básico en su formación fue la influencia de los clásicos como Ribera, El Greco, Velázquez o Goya, a quienes estudió y copió durante meses en Madrid, y de los que supo asimilar el estudio y tratamiento de la luz. Como muchos otros genios, fue determinante su estancia en Roma o París y el estudio in situ de los grandes maestros. Así, cuando Sorolla recibió el premio de la Diputación Provincial de Valencia, que otorgaba una plaza de pensionado en la Academia Española de Roma, marchó a la cittá eterna a principios de 1885.

Viajó por numerosas ciudades como Asis, Berlín, Londres y Chicago; recibió múltiples premios y el reconocimiento internacional, destacando el encargo que realizó para la Hispanic Society de Nueva York, para quien tenía que realizar una serie de lienzos que remarcaran el folclore español, lo castizo de nuestra tierra. Fue el encargo más importante que había recibido y también su gran oportunidad, ya que realizó 14 obras de gran tamaño, con el título de Regiones de España.

Ayamonte o La pesca del Atún (H.Society)

Ayamonte o La pesca del Atún (H. Society de Nueva York)

Su obra

Sorolla pintó magistralmente la pureza de la luz mediterránea, que descubrió observando el mar, sus reflejos y las ondas. En palabras de Laura García Sánchez “representa sin lugar a dudas el triunfo del mediterráneo pictórico, hecho de blancos y azules luminosos”. Otra de sus características es la instantaneidad y lo imprevisto de sus obras.

Temáticamente Sorolla ha sido un pintor muy polifacético, con cuadros orientalistas como “El árabe examinando una pistola”, históricos (“Dos de Mayo”) y paisajes (“Jardín de la casa Sorolla”). Pero sin lugar a dudas el grueso de su producción lo componen retratos (“Clotilde en traje de noche”), marinas (“Descargando la barca”) y escenas costumbristas como “Pescadoras valencianas”.

 cosiendo la vela (1896)Galleria Internazionale d’Arte Morderna di Ca’ Pesaro, Venezia

Cosiendo la vela (1896, Galleria Internazionale d’Arte Morderna di Ca’ Pesaro, Venezia)

Es destacable también su etapa de denuncia social, influenciada por las ideas de su amigo Vicente Blasco Ibáñez. Sorolla puso entonces sus pinceles al servicio de la denuncia de las injusticias sociales, y una de sus obras más conocidas de este periodo, y relacionada con el tema marítimo, es “¡Aún dicen que el pescado es caro!”, muy influenciada por la novela de Blasco titulada Flor de Mayo.

 ¡Aún dicen que el pescado es caro!  (1894 Museo del Prado)

¡Aún dicen que el pescado es caro! (1894, Museo del Prado)

Los temas marítimos

Separar la producción del maestro valenciano en bloques es complicado, ya que los combina, como pudiera ser el caso de obras como “A la sombra de la barca”, donde se puede encontrar una escena costumbrista con una marina. Sin embargo, como pintor de vibrante luz y ondas de sal, trataremos en profundidad el tema del mar en su pintura, su signo de presentación, el alma de su pintura.

 A la sombra de la barca  (1903-04, Museo Sorolla)

A la sombra de la barca (1903-04, Museo Sorolla)

Sorolla pintó del vivo, en las playas de Valencia, escenas cotidianas de la vida en el mar, marinas, pescadores y bañistas; plantando su caballete durante horas en la playa. Dentro de esa “irresistible pasión por el mar” que sufría el artista, según Laura García Sánchez, podríamos estructurar sus obras dentro de tres grandes temas:

Sorolla pintando en la playa

Sorolla pintando en la playa

Escenas de baño y esparcimiento

La burguesía de los siglos XIX y XX tomó como nueva forma de ocio y de esparcimiento las vacaciones en la playa, y pasar temporadas junto al mar se convirtió en signo de poder social y económico. A partir de entonces el mar ya no era asociado exclusivamente al trabajo físico. Sorolla pinta ambos entornos en su producción: hermosas damas de blanco paseando y también pescadoras faenando.

Paseo a orillas del mar,  (1909 Museo Sorolla)

Paseo a orillas del mar (1909, Museo Sorolla)

En “Paseo a orillas del mar”, Clotilde y su hija mayor andan por la playa. Es de destacar la instantaneidad de la pintura, que la hace parecer una fotografía. Sorolla capta la brisa marina con el movimiento de las telas de los vestidos, movimientos elegantes y sutiles que componen la imagen, con esos blancos relucientes foco de luz de la composición. Lo mismo ocurre con “Instantánea”.

Instantánea, Biarritz  (1906, Museo Sorolla)

Instantánea, Biarritz (1906, Museo Sorolla)

Otra de sus obras, “el balandrito”, posee una de las características más destacables de Sorolla, su capacidad para representar el movimiento de las olas y el juego de luces y ecos que éstas levantan con su movimiento. El cromatismo es asombroso y la realidad que emana de su contemplación no tiene parangón.

El balandrito, (1909, Museo Sorolla)

El balandrito (1909, Museo Sorolla)

Esto mismo ocurre con otras obras destacables como es el caso de los “Nadadores de Jávea”, que con unos excelentes reflejos y transparencias, recrea un agua asombrósamente cristalina.

Los nadadores de Jávea,  (1905, Museo Sorolla)

Los nadadores de Jávea (1905, Museo Sorolla)

Finalizamos este apartado con “El niño de la barquita”, una obra impresionante, cargada de dulzura y realismo. Además, en ella se aprecia la luz cegadora del sol en el verano valenciano, los brillos que produce en el mar, la piel y la arena.

El niño de la barquita (1904, Museo Sorolla)

El niño de la barquita (1904, Museo Sorolla)

Marinas

Las marinas del pintor valenciano destacan bien por ser escenas de paisajes, donde la naturaleza es el fin único de su composición, o bien por ir acompañada de escenas costumbristas de pesca o la vida en el mar. En éstas destaca, sobre todo, la importancia que le da a la fuerza de la naturaleza, de la las olas o las velas de los barcos pesqueros.

Marina  (1880, Museo Sorolla)

Marina (1880, Museo Sorolla)

“Marina” es una obra de formación en la que Sorolla nos presenta una escena muy relacionada con otros pintores valencianos, destacando a Rafael Monleón, otro artista importante en la pintura de temas navales.

Playa de Valencia a la luz de la mañana

Playa de Valencia a la luz de la mañana

En esta otra marina, “Playa de Valencia a la luz de la mañana”, los barcos, pescadores y sus familias se entremezclan en la orilla de la playa. Los cascos de los barcos son masas estáticas que se contraponen a las grandes velas blancas que iluminan la escena hinchadas por el viento, mientras el mar levanta pequeñas olas que se rizan al llegar a la orilla, y lo mismo ocurre en la obra “Playas de Valencia por la tarde”. “La hora del baño” es otra pintura con similares características, sin embargo en ella destacan la incorporación de los bueyes, el barco fondeado en la orilla luchando por avanzar entre las olas, pero sin lugar a dudas lo más asombroso es el brillo de la luz reflejada en el agua.

La hora del baño  (1904, colección privada)

La hora del baño (1904, colección privada)

Playas de Valencia por la tarde  (1908)

Playas de Valencia por la tarde (1908)

El puerto de Valencia es un tema recurrente en la producción de Sorolla: en la obra del mismo nombre aparecen fondeados barcos pesqueros rodeados de niños, y al fondo algunos veleros y barcos de mayor envergadura, una clara distinción de clases. Otra maravillosa escena es “Barcos en el Puerto de Valencia”, una obra singular por la perspectiva que se ofrece, ya que podemos apreciar el interior de los barcos de recreo atracados.

Puerto de Valencia  (colección privada)

Puerto de Valencia (colección privada)

Barcos de pesca en el Puerto,  (1907)

Barcos de pesca en el Puerto (1907)

Escenas costumbristas de pescadores

Para finalizar hacemos un guiño a los tipos populares que aparecen en las obras de Sorolla. El pintor valenciano dedica gran parte de su producción a los pescadores y sus familias, personas con las que convivió y a las que retrató en multitud de ocasiones, siendo esenciales para el carácter costumbrista de sus obras. “El pescador” es una de ellas, en la que que el pintor retrata a un joven en plena faena, con el mar y sus luces de fondo. Lo mismo ocurre con otra obra característica en su producción, “Pescadoras valencianas”.

El pescador  (1904)

El pescador (1904)

Pescadoras valencianas (1915, Museo Sorolla)

Pescadoras valencianas (1915, Museo Sorolla)

Fuentes

Exposición Joaquín Sorolla (1863-1923). José Luis Díez y Javier Barón (Comisarios). Madrid: Museo Nacional del Prado, 2009.
Museo del Prado
Museo Sorolla

Read Full Post »


Siguiendo esta serie de entradas dedicadas a informar sobre recursos digitales disponibles a texto completo, una vez que hemos visto ya la Biblioteca Digital Hispánica, la Biblioteca Virtual de Defensa, e Hispana, pasamos ahora explicar un depósito que contiene muchos mas recursos, procedentes de casi todas las grandes instituciones documentales euroepeas.

europeana

Europeana es un agregador continental de recursos digitales, es decir, es una gran base de datos que da acceso a miles de documentos a texto completo. Los fondos proceden de las grandes bibliotecas europeas, tanto nacionales como de otra índole. Últimamente también ha añadido colecciones archivísticas y museológicas. Más sobre este proyecto de la Unión Europea

Partitura del s. XIX, de J. Harris

Partitura naval del s. XIX, de J. Harris

El listado de las instituciones que participan para que pueda accederse a sus colecciones a través de Europeana es enorme. Como fondos “Humanísticos” están catalogadas 12 millones de imágenes. Aquí traemos a colación los relacionados con la Historia y el Patrimonio Naval.

Vista de la ciudad de Bombay en 1735

Vista de la ciudad de Bombay en 1735

Introduciendo en la ventana de búsqueda términos como “Naval History” o “Maritime history” aparecen libros, manuscritos, cartas náuticas, monedas, planisferios, retratos, condecoraciones, partituras, pinturas. Todo un universo patrimonial relacionado con la Historia Naval que seguro será del interés de cualquier aficionado al tema.

Incluimos a continuación algunos de esos fondos, aunque son muchos mas.

Buque escuela de la marina sueca (1739)

Buque escuela de la marina sueca (1939)

Una vista de la ciudad de Beanrés

Una vista de la milenaria ciudad de Benarés (India)

Alumno del Colegio Naval de Greenwich

Alumno del Colegio Naval de Greenwich

Una pequeña aclaración: en casi todas las consultas aparecerán los documentos a texto completo, pero hay algunas organizaciones que sólo dejan ver la referencia desde Europeana. En estos casos, para poder acceder al objeto hay que entrar en esas instituciones, lo que es relativamente sencillo porque está el enlace abajo.

Vista de la costa de Cork (Irlanda)

Vista de la costa de Cork (Irlanda)

NOTA: Recomendamos, aunque no tenga relación directa con la Historia Naval, que se visite la zona de manuscritos medievales y renacentistas que han puesto a disposición de todos gracias a 4 magníficas instituciones patrimoniales [Bibliotheca Carolina (s. VIII y IX), la Biblioteca de Carlos V de Francia y su familia (s. XIV) y la Biblioteca de los Reyes aragoneses de Nápoles (s. XV y XVI]. Abajo añadimos una pequeña muestra de esta riqueza documental.

Evangelio de San Marcos

Una de las hojas del Evangelio de San Marcos, procedente de las colección Regia que ofrece Europeana

Read Full Post »


Este mes de febrero, la sección mensual que incluimos en la web de la Cátedra de Historia Naval está dedicada a un fondo documental de gran importancia en el caso Odyssey. Algunos de los documentos que se custodian en los archivos navales fueron de vital importancia para que la sentencia fuera favorable a España, lo que supuso que el tesoro de la fragata Mercedes volviera a sus legítimos propietarios.

moneda-carlos-iv

La fragata hundida

La fragata Mercedes de la Armada Española, botada en el puerto de La Habana en 1786, comenzó su última misión en 1802, cuando por Real Orden se destinó a ir a América para traer los caudales y otros efectos de la Hacienda Pública y de particulares.

Fragata "Nuestra Señora de las Mercedes"

Fragata “Nuestra Señora de las Mercedes”

En 1804, a su regreso de tierras americanas, formando parte de una división de 4 fragatas, se encontró ya muy cerca de las costas españolas con una división inglesa. Y a pesar que la corona española estaba en paz con la inglesa, ésta atacó. Así, el 5 de octubre se produce la Batalla del Cabo de Santa María, que tuvo como consecuencia el hundimiento de este buque frente a las costas del Algarbe, así como el apresamiento del resto de la flota española.

Ruta ultima de la fragata Mercedes

Ruta última de la fragata Mercedes

La documentación del caso “Odyssey”

Los documentos que se custodian en los Archivos Navales han sido fundamentales en el litigio que el Gobierno ha mantenido, entre 2007 y 2012, contra Odyssey Marine Exploration (OME), responsable del expolio de la fragata Mercedes.

En el largo proceso han intervenido de forma coordinada instituciones políticas, diplomáticas, judiciales y culturales españolas; pero en esta batalla legal, los Archivos Históricos de la Armada han jugado un papel fundamental, ya que han proporcionado documentos vitales.

El tesoro preparado para viajar a España desde Florida

El tesoro preparado para viajar a España desde Florida

La reclamación de la empresa Odyssey para quedarse con el tesoro se sustentó en que según ellos la fragata no navegaba en misión militar cuando fue hundida, sino en misión comercial, por lo que la carga no estaba sujeta al principio de inmunidad soberana.

tabaquera de la Mercedes

La tesis defendida por el Gobierno español, recogida de la documentación archivística proporcionada, se resume así: la fragata hundida es un buque de guerra perteneciente a la Real Armada española, denominada “Nuestra Señora de las Mercedes”. Fue comisionada, oficialmente, por el Estado español a través del ministro de Marina para el transporte de caudales y efectos de la Real Hacienda desde América a la Península. Puede verse en la imagen inferior uno de los documentos que evidencian esta tesis:

Real Orden

Real Orden de 6 noviembre de 1802

Según la “Ley de inmunidad soberana”, un buque de estado, y por extensión su carga, en una misión no comercial tiene inmunidad soberana.

De la demostración de este argumento, sustentada fundamentalmente en los documentos custodiados en los Archivos Históricos Nacionales, dependía el éxito de España ante los tribunales estadounidenses. Los documentos permitieron localizar e identificar el naufragio, el tipo de buque y la misión que desempeñaba. Dichos documentos se encuentran en el Archivo General de Indias, Biblioteca de la Real Academia de la Historia, Archivo General de la Marina “Alvaro de Bazán”, Archivo Naval de Cartagena y Archivo del Museo Naval.

Es precisamente en el Archivo General de la Marina “Álvaro de Bazán” donde se hallan depositados los dos documentos que se presentan en la web de la Cátedra, en el Documento del mes de febrero, sobre la formación de la Escuadra. Aquí reproducimos dos fragmentos, con los textos que demuestran que la fragata estaba en misión oficial como buque de estado.

El 13 de septiembre de 1802 Miguel Godoy comunica a Domingo Grandallana, ministro de Marina, la existencia en El Callao de Lima de una valiosa carga de “caudales y frutos preciosos para España”. Le indica la conveniencia de armar una Escuadra de Guerra con el fin de transportarlos y que no debe en ningún caso embarcar la carga en buques mercantes o de particulares”.

Por Real Orden de 6 de noviembre de 1802 del ministro de Marina dirigida a los capitanes generales de los departamentos, se dispone la habilitación de las fragatas de guerra “Clara” y “Mercedes” para viajar a Lima”.

Afortunadamente, con el apoyo de estos documentos, el tesoro que transportaba la fragata “Nuestra Señora de la Mercedes” se halla hoy depositado en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática (ARQUA), en Cartagena. Esperamos poder informar muy pronto que estará expuesto, para que pueda ser admirado en las vitrinas de este Museo.

Arqua

Más información en la web de la Cátedra de Historia Naval, en el documento del mes que coordina la Dra. Carmen Torres.

Read Full Post »


La representación de embarcaciones en las monedas romanas es bastante frecuente, puesto que este imperio dominó todas las orillas del Mediterráneo (Mare Nostrum). Hoy traemos aquí las imágenes de tres piezas romanas (nummus), por cortesía de un especialista en Numismática, el Dr. José María de Francisco Olmos, y comentadas por nuestro experto en Historia Naval, D. Pedro Fondevila.

Naves mercantes

La primera es una nave mercante (o navis oneraria), de las que se dedicaban al transporte entre los distintos puertos del Imperio. La moneda está muy usada, pero se distingue bien el casco, la gran vela cuadra o redonda, que impulsaba a la nave, y el mástil y vela del artimón (o artemon).

Moneda romana con nave mercante

Las naves mercantes de mayor tamaño eran las dedicadas al tráfico con Alejandría, donde recogían el trigo de Egipto para llevarlo a Ostia, en la desembocadura del Tíber, y desde allí se transportaba a Roma en barcazas que remontaban el río. Estas grandes naves llevaban dos velas triangulares de gavia sobre la entena (antenna) de la vela vela mayor, tal y como se puede apreciar en la última de las imágenes inferiores.

mercante romano

Mercante romano de Alejandría

Mercante romano de Alejandría

Naves de guerra

La segunda moneda representa una nave de guerra (navis longa o navis constrata). La moneda está en buen estado y presenta muchos detalles. La embarcación, dado que los remos están presentados simbólicamente, debe ser una birreme (biremis), aunque podría ser también una trirreme (triremis). Empezando por la derecha aparecen, en la proa (o prora), el ariete (o rostrum) de bronce, empleado para hundir las naves enemigas; el corvo (o corvus), especie de puente giratorio y abatible con un fuerte diente de hierro en su extremo, que se dejaba caer sobre la cubierta enemiga (o fori), permitiendo el abordaje de los legionarios romanos embarcados; los remos (remus); el timón, y el aplustro (aplustre), especie de adorno recurvado hacia la proa. Es de destacar que la nave va desarbolada, es decir, que ha abatido el palo mayor y lo ha estibado en cubierta. También ha retirado el artimón.

Moneda romana con nave de guerra

Es importante saber que el rostrum, el arma mas eficaz para destruir a las naves enemigas, se convierte en un importante trofeo para el vencedor de una batalla naval, dando lugar a la columna rostral (columna rostrata), monumento en honor del vencedor, que se adornaba con los arietes de las naves contrarias. En las dos imágenes inferiores se pueden apreciar, respectivamente, un rostrum original de bronce y la reproducción de una columna rostrata.

Rostrum

colonna_rostrata_di_C_Duilio_1150130

Juegos y conmemoraciones navales

La tercera moneda, un aureus conmemorativo de unos juegos, es muy interesante porque reproduce una embarcación de las empleadas en las naumaquias, representación de combates navales, que se celebraban en el anfiteatro o en lagos ex profeso. La embarcación está representada de forma somera, aparece el timón, el timonel (gubernatur), el árbol con la vela, el caperol de proa y diversos artefactos no identificados sobre la cubierta. La pieza presenta además figuras alusivas a los juegos, como cuadrigas y animales salvajes.

Moneda 3 a copiar

Moneda romana conmemorativa (anverso)

Read Full Post »


001 (1)

El documento del mes seleccionado por la Dra. Carmen Torres está formado por un conjunto de tablas astronómicas escritas durante los siglos XIII y XIV por dos autores, que constituyen un destacado ejemplo de la tradición cultural hispano-árabe.

001 (24)

Forman un documento importante para la historia de la navegación, pues es conocida la aportación de la ciencia árabe al desarrollo de las actividades científicas en Europa, y también lo es que España jugó un papel decisivo en la circulación de estos escritos. Una prueba de ello se puede encontrar en los libros de Astronomía del Alfonso X, el rey Sabio (un ejemplo se puede apreciar en la imagen inferior).

Libros-del-Saber-de-Astronomia de Alfono X el Sabio

Los autores

AL-BANNÁ fue un importante matemático y astrónomo que vivió en el siglo XIII. Nacido en Marrakech en 1256 y muerto en la misma ciudad en el año 1321. Hay autores que mantienen que nació en Granada, y que posteriormente se trasladó a Marruecos, donde vivió la mayor parte del tiempo. Allí recibió una esmerada educación, lo que le permitió estudiar los elementos de Euclides.

Es conocido por sus estudios matemáticos sobre las fracciones, y porque parece que fue el primero en utilizar el término “almanaque” como un documento que contiene datos astronómicos y meteorológicos.

Entre sus numerosas obras de astronomía destacan estas tablas. Se conservan otros ejemplares en la Biblioteca de El Escorial y en la Biblioteca Nacional de Argel.

001 (4)

Las tablas ocupan desde el folio 12 hasta el 37 y están numeradas desde la 1 hasta la 62; en ellas abundan las notas marginales destinadas a aclarar términos técnicos, o a la comprobación de determinados cálculos implícitos en el texto.

La segunda obra es de IBN AL-RAQQAM (M. 1315), astrónomo murciano que, respondiendo a la invitación de Muhammad II se instaló en Granada, donde vivió hasta su muerte.

Las tablas se conservan de forma fragmentaria y ocupan los folios 38 al 43 de este manuscrito. Hay dos series de tablas astronómicas de este autor: el al-Ziy al-Sâmil (compilado en Bujía) y éstas, que parecen una adaptación del anterior a las coordenadas de Granada. Al-Raqqam fue el maestro del rey fundador de la dinastía de los nazaríes, al que enseñó a construir calendarios y otros instrumentos matemáticos.

001 (119)

Read Full Post »


Alumnos de 3º curso del Grado de Historia de la Universidad de Murcia en la puerta del Arsenal el día de la visita.

El pasado jueves 28 de junio, organizado por la Cátedra de Historia Naval, un grupo de alumnos de 3º del Grado de Historia de la Universidad de Murcia visitaron el Arsenal Militar y el Museo Naval de Cartagena.

Antes de comenzar la visita fueron recibidos por el Almirante del Arsenal, D. Fernando Zumalacárregui, quien les dio la bienvenida. Posteriormente pasaron a visitar algunas de las dependencias que se conservan desde el siglo XVIII, actuando como guía el Capitán de Navío y miembro de la Cátedra, D. Pedro Fondevila.

El Capitán de Navío D. Pedro Fondevila muestra a los alumnos uno de los cañones rusos que están situados en la plaza del Arsenal

Más tarde se realizó una visita al Museo Naval, guiada por su Director, el Capitán de Navío D. Jorge Madrid, que fue el encargado de enseñar el magnífico patrimonio naval allí custodiado.

El Director del Museo Naval de Cartagena, C.N. J. Jorge Madrid, ofreciendo una de las explicaciones sobre las piezas navales

En el canal de Facebook de la Cátedra hay muchas más fotografías del evento.

Desde aquí damos las gracias a todos los que hicieron posible esta visita y a los alumnos por su interés y entusiasmo.

Read Full Post »

« Newer Posts