Blog Cátedra de Historia y Patrimonio Naval

Un manuscrito básico para entender la construcción naval española

Arte de fabricar reales, de José Antonio de Gaztañeta.

El manuscrito se llama así, Arte de fabricar reales, y actualmente se conserva en el Museo Naval de Madrid.

La obra

Es un texto clave para comprender cómo se construían los galeones españoles en el S. XVII, que desvela aspectos inéditos sobre la evolución de la construcción naval española posterior al Descubrimiento.

Se utiliza el término “reales” porque así se denominaban a los navíos que llevaban la bandera real.

No está publicado, sino que es un manuscrito compuesto por pliegos encuadernados con cubiertas de pergamino y con la estructura de un cuaderno de apuntes.

Recoge anotaciones referentes a la construcción de varios barcos, entre los que destacan la Capitana y la Almiranta Reales de la Armada del Mar Océano, haciendo también referencia al galeón San Francisco, que fue construido para la Carrera de la Plata.

El manuscrito se distribuye en capítulos que se corresponden con etapas sucesivas en la construcción del buque. Las últimas páginas son relevantes para asegurar su carácter de cuaderno de notas personal, ya que recogen desde canciones a recetas de cocina; notas curiosas de la época, cuyo valor es el de reflejar aspectos de la vida de un astillero del S. XVII.

El autor

Antonio de Gaztañeta e Iturribalzaga (Motrico, 1656-Madrid, 1728) fue un importante marino y militar, que destacó principalmente por su gran aportación a la construcción naval en España, siendo un innovador en este campo.

Nació en una familia vinculada, por tradición, al mar. A los 12 años embarcó por primera vez en un galeón rumbo a las Indias y en 1684, con 28 años de edad, había completado ya once viajes de ida y vuelta a América sirviendo en la Flota de Indias.

Cartel de la exposición sobre Gaztañeta, celebrada en el Museo Naval de Madrid, en el año 2003.

Escribió tres tratados fundamentales sobre construcción naval

Arte de fabricar reales (1688),
Proporción de las medidas arregladas a la construcción de un bajel de guerra de setenta codos de quilla (1712), y
Proporciones de las medidas más esenciales para la fábrica de navíos y fragatas (1720), que aplicada por Real Orden sirvió de pauta para la construcción naval hasta 1752.

Estas obras y la práctica que desarrolló en los astilleros cántabros y vascos durante muchos años, le llevaron a modificar las medidas y traza de los navíos de combate de la Armada española, que pasaron a ser más largos. Todo ello le permitió racionalizar la fabricación de navíos en los astilleros y sentar las bases de la construcción naval española a lo largo del XVIII.

Resumen de la entrada que ha hecho la Dra. Carmen Torres López en el Documento del Mes, en la web de la Cátedra de Historia Naval. El texto completo se puede consultar también en la web de la Cátedra (aquí).