Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘– Instrumentos náuticos’ Category

Abraham Zacuto nació en Salamanca a mitad del siglo XV y estuvo muy ligado con la prestigiosa Universidad salmantina. Fue un insigne y conocido astrónomo, historiador y matemático,  famoso en todo el orbe occidental. Además era filósofo y místico.

A. Zacuto

A. Zacuto

Traemos aquí su importante aportación porque a lo largo de la historia de España hemos tenido relevantes personajes, que, por múltiples motivos, actualmente no son muy conocidos en su propia nación, ni tampoco reconocida su importante labor.

Su obra

Zacuto se dedicó a investigar sobre Astronomía, llegando a ofrecer resultados que fueron aplicados tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, y que, con el tiempo, tuvieron un uso muy importante para la navegación oceánica.

Publicó varios libros, y de todos ellos el más conocido y que ha tenido mayor trascendencia para la Historia Naval, ha sido su almanaque perpetuo. Entre otros muchos usos, servía para predecir los eclipses de la Luna.

Una página on tablas del Almanach Perpetuum

Una página con tablas del Almanach Perpetuum 

La trascendencia de su obra

Hay algunos autores que la consideran básica para que los viajes de Colón y de Vasco de Gama llegaran a buen puerto. Se dice que Zacuto preparó los cálculos marítimos y astronómicos necesarios para la expedición portuguesa, y que entrenó a la tripulación para usar un astrolabio que acababa de perfeccionar. Este instrumento era capaz de determinar la latitud geográfica mientras se está en el mar. Sus conocimientos, en especial el Almanach Perpetuum, revolucionaron la navegación oceánica de su época.

Un astrolabio del s. XVI, usado en la carrera de indias. Museo Naval de Madrid.

Un astrolabio del s. XVI, usado en la carrera de Indias. Fuente: Museo Naval de Madrid.

También algunos hablan del uso estratégico que Colón hizo de este almanaque una vez en tierra.

Su periplo obligado

Como otras veces ha pasado, fruto de la intolerancia, Zacuto tuvo que emigrar a Portugal, poniéndose a las órdenes del rey Juan II, famoso porque durante su reinado tuvieron lugar los descubrimientos de la ruta atlántica por el cabo de Buena Esperanza hasta llegar a la India y de Brasil. Posteriormente debió pasar al continente africano, para terminar sus días sirviendo al emperador turco Beyacid II (quien como su padre, el gran Mehmed II, fue un mecenas de la cultura occidental y oriental).

La religión judía de Zacuto jugó un papel determinante en su devenir forzoso por todo el Mediterráneo, ya que cada vez que había una expulsión de la población hebrea, éste tenía que emigrar a otro país donde fuera admitido.

Traducción de sus escritos

Una prueba de la importancia de la obra de este español universal pero poco conocido fuera de ciertos ámbitos, es que en un momento en que las obras escritas en árabe (ya fueran originales o no) eran las mas reconocidas, la obra de Zacuto se tradujo desde el latín primero al castellano y rápidamente al árabe. De hecho, a pesar de su religión judía vivió, debido a las expulsiones, una parte importante de su vida en países musulmanes.

Biblioteca de la Universidad de Salamanca que lleva el nombre de Abraham Zacut, en honor de su insugne paisano

Biblioteca de Ciencias y Técnicas de la Universidad de Salamanca, que lleva el nombre de Abraham Zacut, en honor a su insigne paisano

El texto completo del Almanaque

El Almanaque Perpetuo está disponible gracias a la digitalización del original que se conserva en la Biblioteca Universitaria de Salamanca (incunable 176).

Mas información

CARABIAS TORRES, A. M. (coord). Salamanca, académica palanca hacia el poder. En ARANDA PÉREZ. J. Letrados, juristas y burócratas en la España Moderna. (pp. 23-59). Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2005.

GÓMEZ ARANDA, M. La astronomía en la era de los descubrimientos. Abraham Zacuto.

NAVARRO BROTÓNS, V. La Astronomía. En LÓPEZ PIÑERO, J.M. (dir.). Historia de la ciencia y de la técnica en la Corona de Castilla. III: Siglos XVI y XVII. Salamanca: Junta de Castilla y León, 2002.

Read Full Post »

El mar y sus habitantes, así como las naves que lo atraviesan, han quedado inmortalizados en miles de manifestaciones de la humanidad. Hay algunas que son profundamente desconocidas, pero no por ello son menos dignas de exhibirse y difundirse. Es el caso de las marcas de agua que solía llevar el papel.

Pez. Pilten 1563. Fuente: http://www.piccard-online.de/detailansicht.php?klassi=037.002.005&ordnr=44424&sprache=en

Pez. Pilten 1563. Fuente

En un recorrido por las señales que habitualmente dejaban los fabricantes de este material documental, hemos encontrado la milenaria conexión hombre-mar, que con la aparición y uso del papel se ha convertido en un tándem que caracteriza profundamente nuestra civilización: el mar para navegar y soñar y el papel para dejar por escrito nuestros pensamientos y actividades.

Barco. Culemborg 1376. Fuente: http://www.piccard-online.de/detailansicht.php?klassi=020.&ordnr=156030&sprache=en

Barco. Culemborg 1376. Fuente

Las marcas de agua con motivos marinos son muy variadas y existen ejemplos desde la Edad Media. Las más comunes representan peces, barcos, moluscos, anclas, compases y sirenas, entre otros, pero con el paso del tiempo, y dependiendo del molino papelero que lo fabricaba, han ido cambiando. Podemos encontrar desde trazos iniciales hasta verdaderas obras artísticas escondidas en el interior del papel. Sólo cuando olvidamos por un momento el contenido escrito y nos fijamos en el soporte, muchas veces mirando al trasluz, podemos contemplar esas obras de arte sutiles, silenciosas, que nos han acompañado durante muchos siglos sin que ni siquiera fuéramos conscientes de ello.

Barco. Porteau 1456. Fuente: http://www.piccard-online.de/struktur.php?sprache=en

Barco. Porteau 1456. Fuente

Precisamente porque han sido ignoradas por la mayor parte de la población, que, sin embargo, las tenía tan cerca, les dedicamos una entrada, elaborada por una experta en conservación y restauración, acompañada de marcas de agua vinculadas con temas marinos y navales.

Barco. Salem, 1715. Fuente: http://www.piccard-online.de/detailansicht.php?klassi=020.&ordnr=156051&sprache=en

Barco. Salem, 1715. Fuente

Por Cristina Romero Manso

Las filigranas y la verjura del papel

En el siglo XIII, en Italia, aparece un dibujo que se cose a la verjura (otra marca que se realiza en el papel) de la formadora con alambre, y que identifica al molino papelero productor, es la filigrana o marca de agua. Etimológicamente, el término “filigrana” procede del italiano:

Filum (hilo): Hilo, hilvanado, filo, vilo.
Granum (grano): Partículas de metal.

Por tanto es un diseño tejido con hilo metálico cosido a una malla, también metálica.

Este diseño se cosía a la formadora con la que se hacía el papel, que a su vez estaba hecha de una rejilla de hilo muy fino de cobre o latón, dispuesta vertical y horizontalmente. Los hilos verticales se denominan corondeles y están más separados unos de otros; mientras que los horizontales, se llaman puntizones y distan entre sí muy pocos milímetros. Esta trama queda marcada en la hoja de papel al depositarse menos pulpa sobre el relieve y se llama verjura, y al papel se le conoce como papel verjurado. Tanto la verjura como la filigrana se pueden ver al trasluz, incluso a simple vista.

Formadora con verjura (líneas paralelas que se aprecian en todo el cuadro) y filigrana (dibujo central). Fuente: Museo Molino de Capellades.

Formadora con verjura (líneas paralelas que se aprecian en todo el cuadro) y filigrana (dibujo central). Fuente: Museo Molino de Capellades.

Se denominan a veces marcas de agua, porque no siempre la filigrana está hecha de hilos de metal. Pero lo que sí es seguro es que el agua es el elemento cohesionador de la fibra sobre el dibujo. Ya sea de metal o de otro material, este nombre técnico es más apropiado.

Pescado. Bromberg 1574. Fuente: http://www.ksbm.oeaw.ac.at/_scripts/php/loadRepWmark.php?rep=briquet&refnr=12430&lang=fr

Pescado. Bromberg 1574. Fuente

El origen de la filigrana

Se cree que la filigrana nació en la ciudad de Fabriano, pero la más antigua documentada procede de Bolonia, fechada en 1282, con el dibujo de una cruz griega. En España, la primera está fechada entre 1269 y 1300, y se conserva en el Archivo de la Corona de Aragón.

Pez. Culemborg 1475. Fuente: http://www.piccard-online.de/detailansicht.php?klassi=037.002.002&ordnr=44413&sprache=en

Pez. Culemborg 1475. Fuente

La filigrana, como marca papelera, podía presentarse en tres formas diferentes, según su función y aplicación:

  • en la hoja de papel garantiza la identidad de la misma, la clase y la procedencia.
  • Los paquetes que envolvían el papel llevaban una carátula con la filigrana del molino, lo que permitía reafirmar la marca e identificar la localización productiva.
  • El escudo del molino papelero en la dovela de la puerta principal del edificio marca el territorio y al espacio laboral.
Concha. Montpellier, 1375. Fuente: http://www.ksbm.oeaw.ac.at/_scripts/php/loadRepWmark.php?rep=briquet&refnr=4499&lang=fr

Concha. Montpellier, 1375. Fuente

Molusco. Löwen 1478. Fuente: http://www.piccard-online.de/detailansicht.php?klassi=038.001.003&ordnr=44609&sprache=en

Molusco. Löwen 1478. Fuente

A partir del siglo XIV la filigrana adquiere un criterio objetivo y se consigue identificar la calidad, el gramaje, origen y medidas del papel respecto a otros molinos.

Ancla con mano. Unterkochen, 1444. Fuente: http://www.piccard-online.de/detailansicht.php?klassi=006.001.003.002&ordnr=118804&sprache=en

Ancla con mano. Unterkochen, 1444. Fuente

La ubicación de la filigrana en la formadora es un dato muy importante para conocer cómo era el tamaño de la hoja, si había sido cortada y por dónde.

Ancla. Meran, 1549. Fuente: http://www.piccard-online.de/detailansicht.php?klassi=006.001.003.001&ordnr=118775&sprache=en

Ancla. Meran, 1549. Fuente

Tipología

Al principio estos dibujos eran signos gráficos sencillos o palabras con carácter identificativo: cruces, números y signos.

Pez (s.f.). Fuente: http://www.piccard-online.de/struktur.php?sprache=en

Pez (s.f.). Fuente

A partir del siglo XIV las filigranas se hacen más elaboradas y con un carácter más artístico: aparecen soles, escudos, corazones, figuras geométricas, blasones, símbolos religiosos y un sinfín de combinaciones. Su utilización varía según la época y los lugares. Llegan a perfeccionarse tanto que algunas se convierten en auténticas figuras de gran valor artístico.

Compás (material cartográfico). Passau 1429. Fuente: http://www.ksbm.oeaw.ac.at/_scripts/php/loadRepWmark.php?rep=briquet&refnr=4463&lang=fr

Compás (material cartográfico). Passau 1429. Fuente

Compás (material cartográfico). Troyes, 1543. Fuente: http://www.ksbm.oeaw.ac.at/_scripts/php/loadRepWmark.php?rep=briquet&refnr=4466&lang=fr

Compás (material cartográfico). Troyes, 1543. Fuente

Cómo conseguir la imagen de la filigrana del papel

Para la captura del dibujo de la filigrana se utilizan los siguientes procedimientos:

  • Calcar manualmente.
  • Fotografía a contraluz.
  • Fotografía por contacto directo.
  • Reproducción con rayos beta.
  • Electrorradiografía.
  • Rayos X.

El calco y la fotografía a contraluz son los más utilizados. El primero es el más rápido y el utilizado en todas las que aparecen aquí, porque nos proporciona a escala real los datos más importantes.

Sirena. Namur 1426. Fuente: http://www.ksbm.oeaw.ac.at/_scripts/php/loadRepWmark.php?rep=briquet&refnr=13853&lang=fr

Sirena. Namur 1426. Fuente

Bases de datos que recogen filigranas

El Instituto del Patrimonio Cultural de España lleva varios años realizando una base de datos que recoge las filigranas de todos los archivos y bibliotecas de España, sin embargo no está disponible en la red.

Sirena. Neubourg 1466. Fuente: http://www.ksbm.oeaw.ac.at/_scripts/php/loadRepWmark.php?rep=briquet&refnr=13860&lang=fr

Sirena. Neubourg 1466. Fuente

El material gráfico utilizado en este artículo ha sido seleccionado de la página web del International Paper Historians, que contiene hasta 15 bases de datos dedicadas a las filigranas. Concretamente se han utilizado dos: el Hauptstaatsarchiv de Stuttgart (POL), que recoge la obra de Gerard Piccard con más de 92.000 filigranas y el catálogo digital de filigranas de Briquet (BCD).

Más información

ASUNCIÓN PASTOR, Josep. El papel. Técnicas y métodos tradicionales de elaboración. Barcelona: Parramón Ediciones, 2001, 160 p.

DÍAZ DE MIRANDA MACÍAS, Mª Dolores Y HERRERO MONTERO, Ana Mª. Bases de datos sobre filigranas accesibles en línea. En: Actas del VIII Congreso Nacional de Historiadores del Papel en España. 2008, p. 91-115.

MUNNÉ SELLARÈS, Lourdes. Marcas de Fábricas papeleras: Unidad y diversidad. En: Actas del VIII Congreso Nacional de Historia del papel en España. 2008, p. 155-163.

RUÍZ GARCÍA, Elisa. Introducción a la Codicología. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2002.

Nota: Para los profesionales de estos temas que quieran apreciar la filigrana en la hoja de papel a tamaño real, en lugar del detalle de la imagen que exponemos aquí, “pinchando”  en la palabra fuente que aparece a pié de texto de cada una de ellas, podrá acceder a la imagen original.

Read Full Post »

Esta es la segunda de las dos entradas dedicadas a la sonda. Puede acceder a la primera desde aquí.

Autor Pedro Fondevila Silva, Capitán de Navío de la Armada española y alumno del Máster en Historia y Patrimonio Naval

La sonda está compuesta por dos elementos básicos: el escandallo y la sondaleza. Dependiendo de la profundidad que se vaya a medir, estos componentes son de mayor o menor tamaño.

Presentación1

OTRAS FUNCIONES DE LA SONDA

Aparte de la que es más conocida, medir la profundidad del mar, tiene varios usos más.

– Observar la calidad del fondo marino

Otra utilidad del escandallo es la de poder tomar muestras del fondo. Para ello llevaba una cavidad en su base que se rellenaba de sebo, del cual llevaban abundante provisión las embarcaciones.

Examinando las muestras del fondo se podía determinar si el lugar era bueno como fondeadero. También se utilizaba para identificar el paraje donde se hallaban, y ya los antiguos derroteros contenían datos sobre la calidad del fondo, que permitían reconocer el lugar donde se hallaban fondeados. Asimismo, los pescadores lo empleaban para localizar las zonas de pesca.

Escandallo romano procedente del pecio Ouest Giraglia. Campaña de 2011. http://epave-ouest-giraglia2.blogspot.com.es/

Catapirates o escandallo romano procedente del pecio Ouest Giraglia. Campaña de 2011. Fuente

Esta pieza romana, con incrustaciones marinas sin limpiar, es un clásico escandallo de “campana”. La base muestra los radios de plomo que servían para sujetar el sebo.

– Comprobar si la embarcación garreaba

La sonda se usaba, además, como referencia para comprobar si la embarcación fondeada se iba para atrás por la acción del viento y/o de la corriente (garrear). Podía ocurrir por tres motivos: a) por no haber hecho presa en el fondo el ancla, b) por desprenderse de él por no tener el ancla peso suficiente, o c) por ser blando el fondo y arrollarlo aquélla.

Forma de lanzar el ancla para evitar que la embarcación garree

Forma de lanzar el ancla para evitar que la embarcación garree

Este procedimiento era especialmente importante en las épocas en las cuales no se conocía la aguja de marear, y, por tanto no se podían tomar marcaciones a puntos notables de la costa para determinar el garreo de la nave. El método consistía en fondear el escandallo por la proa y amarrar la sondaleza en la cubierta, dejándole en banda unas pocas brazas. Si, posteriormente, la sondaleza trabajaba en dirección de la proa, era signo evidente de que la embarcación garreaba.

– Comprobar la velocidad de la nave

Otra utilidad de la sonda era emplearla para calcular la velocidad de la nave, dejando caer el escandallo en parajes de poco fondo y aplacerados, y midiendo la longitud de la sondaleza que salía en un tiempo determinado. Este sistema debió aparecer alrededor del siglo XVII, cuando, con la invención del reloj de péndulo, se lograron divisiones del tiempo más precisas.

Diferentes tipos de escandallos. Fuente

Diferentes tipos de escandallos. Fuente

En la figura superior se puede observar cómo son los escandallos actuales de poca profundidad, que se suelen emplear en embarcaciones deportivas o de pesca. El de la derecha tiene una sondaleza con marcas de color para indicar la profundidad en metros.

ALGUNOS ESCADALLOS

    El más antiguo

El escandallo de Gela (Sicilia) es el más antiguo conocido hasta hoy. Su forma está pensada especialmente para conseguir muestras del fondo.

Escandallo más antiguo encontrado hasta hoy en día. Fuente: Pellegrino

Escandallo más antiguo encontrado hasta hoy en día. Fuente: Pellegrino

    Escandallo romano de plomo

Esta pieza es un escandallo romano que procede del yacimiento de Escombreras I (Cartagena, España), datado en la mitad del siglo II a. C. El barco, que llevaba un cargamento de ánforas de vino de la Campania y otro de cerámica Campaniense, era de mediano tamaño para su época. El escandallo encontrado no formaba parte de la carga, sino que era un pertrecho de la embarcación. Se encuentra depositado en el ARQUA.

El material es de plomo y su forma, como puede verse en la imagen es semiesférica, con una argolla en la parte superior para afirmar la sondaleza. Sus dimensiones son: 173 mm. de altura y 160 mm. de diámetro de la base. El contexto cultural es romano republicano y el lugar de producción de la pieza el Mediterráneo occidental.

Escandallo de plomo. ARQUA. Inventario  ESC- I/18.91/2/10357

Escandallo de plomo. ARQUA. Inventario ESC- I/18.91/2/10357

    Otro romano, clásico, en forma de “campana”

Fig. 6 I. Catapirates o escandallo de plomo. Menfi  s.I/II a.C. (14)

Fig. 6 I. Catapirates o escandallo de plomo. Menfi s.I/II a.C. Fuente: Pellegrino

    Escandallo de mano actual

La sondaleza presenta marcas de color para indicar la profundidad en metros.

Escandallo actual

Escandallo actual para pequeñas profundidades.

Más información

– FONDEVILA SILVA, P. ¿Cómo medían la profundidad del mar los antiguos navegantes?. Blog Cátedra de Historia Naval, 2014.

Nautica Jonkepa

– PELLEGRINO, Leonardo. Lo Scandaglio “a Sagola” nell’Antichità. Documentazione Storica e Archeologica. Universidad de Bolonia, 2007.

Nota: También se puede acceder a la fuente de las imágenes “pinchando” con el ratón en el texto.

Read Full Post »

Esta es la primera de dos entradas dedicadas a la sonda.

Autor Pedro Fondevila Silva, Capitán de Navío de la Armada española y alumno del Máster en Historia y Patrimonio Naval

La profundidad marina se medía usando un escandallo, que es uno de los primeros, y de los más sencillos, instrumentos de navegación que ideó el hombre, y que aún continúa utilizándose en su forma primitiva.

Instrumento para medir la profunidad

Instrumento para medir la profundidad

A pesar de su extrema simpleza, apenas se conocen ciertas características de uso en la Antigüedad. Sabemos que lo utilizaban para medir la profundidad, pero sin embargo no conocemos cómo era la medida de la longitud de sonda que empleaban.

La sonda y su empleo

La operación de medir la profundidad del mar se denomina sondar. La sonda estaba compuesta por el escandallo y la sondaleza. El escandallo se ideó para medir la profundidad del fondo inicialmente, aunque posteriormente se diseñó para poder determinar también la naturaleza del lecho marino.

Sonda sumergida. Fuente

Sonda sumergida. Fuente: Náutica

La sondaleza es el cordel, o cabo, en cuyo extremo se amarra el escandallo (peso), y se sumerge hasta que llegue al fondo del mar. Manteniendo a pique la sonda se mide la profundidad sobre las marcas de distancia señaladas sobre la sondaleza en forma de nudos.

En los primeros tiempos se empleaba una piedra (horadada en un extremo o acanalada exteriormente en su circunferencia) para hacer de escandallo. La sonda de este tipo recibía el nombre latino de bolis, aunque la palabra es de origen jónico.

 Bolis. Escandallo lítico de Trapani s/d. V. Fuente: Pellegrino

Bolis. Escandallo lítico de Trapani s/d. V. Fuente: Pellegrino

Cuando era de plomo se usaba el término catapirates para denominarla (“Catapirates, línea cum massa plúmbea, que maris altitudo tentatu“).

Composición de la sonda

En la época romana la sondaleza se confeccionaba en lino. Hay que tener en cuenta que la sonda debe medirse a partir de la línea de flotación del buque (“Che il ragazzo giù questo catapirates unto con lo stesso olio, un pezzetto di piombo ed una cordicella di lino”). Por este motivo la sondaleza tenía un espacio sin marcar, la zaga, equivalente a la distancia desde la borda del buque a la línea del agua.

Los nautas romanos ya empleaban la sonda con el barco en movimiento, como lo prueba el relato del viaje de San Pablo a Roma. Para esta operación era necesario dar un movimiento pendular al escandallo, y soltarlo cuando estuviese en el extremo delantero de la oscilación, de forma que el escandallo llegase al fondo en la vertical del punto donde se encontraba el hombre que sondaba.

Escandallos para volear

Lanzando la sonda

En el siglo XVIII, con el desarrollo de la cartografía, se adoptó la técnica de volear el escandallo para obtener sondas mientras se navegaba a vela. El procedimiento consistía en dar vueltas al escandallo en el aire, alrededor de la mano que tiene asida la sondaleza, para que tome vuelo y, al despedirlo, vaya más lejos en la dirección de la marcha de la embarcación, de forma que llegue al fondo antes o cuando esté en la vertical del sondador. Este método obligó a que el escandallo tuviese una forma troncocónica o troncopiramidal alargada, muy diferente de la de “campana” romana.

En la figura se ve un marinero voleando el escandallo para sondar mientras el buque sigue navegando. El marinero está sobre la mesa de guarnición de estribor del palo trinquete. En la mano izquierda sostiene las adujas de la sondaleza que largará cuando lance el escandallo.

Voleador

En la figura se ve un marinero voleando el escandallo para sondar mientras el buque sigue navegando. El marinero está sobre la mesa de guarnición de estribor del palo trinquete. En la mano izquierda sostiene las adujas (vueltas) de la sondaleza que largará cuando lance el escandallo.

Por último, el descubrimiento del efecto de las corrientes submarinas sobre la sondaleza, obligó a aumentar el peso del escandallo según crecía la profundidad a medir. En este sentido conviene decir que, desde muy antiguo, se utilizó la medida antropomórfica de la braza, la orgyia griega, equivalente a 1,776 m, también empleada por los romanos. En España se utilizó la braza de 2 varas de Castilla de 1,7618 m. En la actualidad la sonda se mide en metros.

Más información

Nautica Jonkepa

– PELLEGRINO, Leonardo. Lo Scandaglio “a Sagola” nell’Antichità. Documentazione Storica e Archeologica. Universidad de Bolonia, 2007.

Nota: También se puede acceder a la fuente de las imágenes “pinchando” con el ratón en el texto.

Read Full Post »