Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘– Batallas navales’ Category

La Cátedra de Historia Naval (Armada/Universidad de Murcia) ha llevado a cabo las tareas de investigación, diseño y dirección de la fábrica de una cureña (soporte) de cañón “a la española”, la cual creemos que es la primera que se hace en los dos últimos siglos.

Dos sistemas de construcción

En el siglo XVIII la Real Armada fabricaba en sus arsenales dos tipos de cureñas para la artillería naval: “a la inglesa” y “a la española”. Estos dos modelos se siguieron construyendo, al menos, hasta la mitad del siglo XIX, a partir de cuyo momento los rápidos avances de la artillería (el rallado del ánima y la retrocarga) modificaron los afustes de las piezas.

Partes básicas de un cañón

Partes básicas de un cañón

Cureñas construidas con el sistema”a la española”

Por motivos desconocidos, las reproducciones de cureñas que se realizaron a lo largo del siglo XX y del actual, han sido siempre a “la inglesa”. La Cátedra creyó que ya era hora de que se realizase algún modelo “a la española”. Con documentación del Museo Naval de Madrid se realizó el estudio y se diseñaron los planos de la cureña. Con la autorización del Almirante del Arsenal de Cartagena y empleando restos de madera se realizó, sin coste alguno, en los talleres del Arsenal, al igual que en el siglo XVIII, dos cureñas por la maestranza y personal militar.

Situando las cureñas

Situando las cureñas

Las personas, que con el mayor entusiasmo han realizado este trabajo son:

  • Stte. Contamaestre D. Roberto García González.
  • Stte. Maquinista. D. Manuel Grela Picón.
  • Maestro de Arsenal. D. Eliseo García López.
  • Oficial de Arsenal. (Carpintero). D. Julián Larios Pagán.
  • Técnico Superior Actividades Técnicas. (Pintor). D. Julio García Zamora.

Los cañones del siglo XVIII

Para colocar en estas cureñas la Cátedra localizó e identificó dos de los 47 cañones, los números 18 y 24, que juntamente con tres morteros formaban la defensa del Arsenal. Estos cañones y morteros estaban servidos con personal de la Maestranza, la cual pertenecía al fuero militar. Estas piezas defendían la “cortina del arsenal”, batería situada en el paramento marítimo del Cuartel de Prisioneros y Esclavos (más tarde Cuartel de Instrucción de Marinería), que defendía la entrada por el mar, y la muralla del Arsenal desde la parte norte de la calle Real, en la que se unía a la muralla de la ciudad, siguiendo el frente de la rambla de Benipilia, y girando posteriormente a la izquierda para cerrar el contorno del recinto hasta el mar.

Las dos cureñas construidas situadas en su emplazamiento actual

Las dos cureñas construidas situadas en su emplazamiento actual

Las murallas de Cartagena y del Arsenal fueron en 1808 un obstáculo para el ejército francés. La plaza no fue ocupada y su puerto se mantuvo abierto, permitiendo la llegada de refuerzos y material durante toda la guerra.

Las cureñas sosteniendo los dos cañones, tal y como el público puede contemplarlas

Las cureñas sosteniendo los dos cañones, tal y como el público puede contemplarlas

En 1808 el personal de maestranza que dotaba los citados cañones era:

Cañón nº 18

4ª Brigada ordinaria de Rivera (Carpinteros de Ribera).

José Díaz operario
Francisco Alvadalejo operario
Manuel Méndez operario
Jaime García operario
Gaspar Riera operario
José Balanza operario
Pedro Cervantes Canteli operario
Antonio Munera operario
Juan Cervantes operario
José Sánchez Casanova operario
Mariano Romero operario
Ildefonso Sánchez operario

Cañón nº 24

1ª Brigada ordinaria de Calafates.

Fulgencio Ros Díaz capataz
Juan Andrés Castillo cabo
José Cotanda operario
Juan Romero operario
Francisco Heredia operario
Ventura Payán operario
José Jordar operario
Andrés Rovira operario
Juan Requena operario
Ginés Huertas operario
Francisco Pérez Gómez operario

Nota: Los nombres propios se han escrito con la ortografía actual. Los apellidos se han mantenido con la ortografía original, pero acentuados.

Read Full Post »

Por Pedro Fondevila Silva, secretario de la Cátedra de Historia Naval

La tavola Strozzi es una pintura muy interesante, que nos proporciona una precisa iconografía sobre las galeras y naves mediterráneas de finales del siglo XV. Representa la parada triunfal de la Armada aragonesa después de la victoria naval contra el angevino Giovanni d’Angiò, en la isla de Ischia (1465). La batalla naval de Ischia supuso el acto final de un largo proceso de pugna por el Reino de Nápoles entre las coronas aragonesa y la francesa.

Tavola_Strozzi_-_Napoli

Una vez descrita y contextualizada por Daniele Pragliola en la entrada anterior, dedicamos otra a comentar la impresionante y magnífica representación que nos ofrece de lo que en ese momento suponía la pérdida de una batalla naval, cómo se plasma en el espacio marítimo y algunos de sus símbolos mas importantes. De ello se encarga nuestro experto D. Pedro Fondevila.

Strozzi 3

La imagen global

La escena principal es el triunfo de las galeras aragonesas que entran en el puerto en línea de fila, remolcando a las galeras francesas vencidas. Por lo tanto, para mostrar la derrota, éstas últimas entran sin pavesadas, desarboladas y con los remos dentro, al revés, es decir, remolcadas por su popa, y con la pequeña estructura, que servía para montar el toldo que protegía del sol, desmontada, y arrastrando por el agua las banderas y los estandartes galos.

Un detalle del desfile

Un detalle de la embarcaciones

El desfile naval

Este tipo de desfile era común, como símbolo de victoria, en todas las armadas mediterráneas.

Detalle del desfile

Detalle del desfile

Las galeras, tanto las aragonesas como las francesas, muestran la obra viva blanca, señal de que ambas escuadras hacía poco que habían despalmado, limpiando la carena y ensebándola, para conseguir más velocidad. Las galeras aragonesas, adornadas con banderas y estandartes, presentan en la popa esa pequeña armazón para armar el toldo; llevan un único árbol con la entena izada, portan empavesadas, colgadas de los filares, protegiendo los remeros y van bogando a tercerol, a tres tires o a la sensile, o sea, con tres remeros por banco, cada uno de los cuales maneja un único remo.

Una galera aragonesa

Una galera aragonesa

Es de destacar cómo aparece el espolón, formado por dos piezas en sentido vertical, con un hueco intermedio, para permitir que el éste flexione cuando monte sobre la galera enemiga y no se rompa. Como se llamaba indistintamente espolón a cada una de las piezas o a su conjunto, esto ha dado lugar a errores al interpretar los documentos.

Es, por lo tanto, una magnífica representación de las galeras de finales del siglo XV.

Pasando a las naves redondas representadas, aparece una entrando en puerto con la vela mayor, o papahígo, izada y portando. La mesana latina está aferrada, y en el castillo de proa aparece un pequeño árbol de trinquete y un bauprés. Es de destacar la fuerte gavia o cofa, en la parte superior del palo, la cual en esta época era un importante puesto de combate.

La embarcación con las velas desplegadas

La embarcación con las velas desplegadas

Amarradas a “la mediterránea” al muelle hay otras dos naves mancas (que solamente navegan a vela), iguales a la anterior. Una de ellas tiene la verga mayor con la vela todavía envergada, apoyada en la regala de la borda, lo cual era muy usual en esa época, pues evitaba tener que subir a lo alto para desenvergar la vela.

naves amarradas

En resumen, es una preciosa escena y con gran interés para la tipología náutica del siglo XV. No hay duda sobre el gran conocimiento que tenía el autor de las embarcaciones representadas, caso poco habitual a lo largo de la Historia.

Esta entrada es continuación de Nápoles en la tabla Strozzi

Read Full Post »

Existe un manuscrito del siglo XV, iluminado con espectaculares secuencias referidas a batallas acontecidas, en las que el mar tiene un protagonismo importante. Se escribió en Francia entre los años 1472 y 1475. Su autor, un clérigo francés, lo redactó por encargo de Louis de Laval, señor de Châtillon.

Sobre el fondo de una ciudad portuaria, aparecen soldados y gente de armas con la sobrevesta francesa (cruz blanca sobre fondo rojo) custodiando a población civil prisionera.

Sobre el fondo de una ciudad portuaria, aparecen soldados y gente de armas con la sobrevesta francesa (cruz blanca sobre fondo rojo) custodiando a población civil prisionera.

Su título original es Les Passages faiz oultre mer par les François contre les Turcqs et autres Sarrazins et Mores oultre marins (Las expediciones de ultramar de los franceses contra los turcos y otros sarracenos y moros en el extranjero), aunque es conocido como Passages d’outremer (Expediciones de ultramar).

Una hoja

En una ciudad portuaria se ven tropas inglesas de caballería (bandera con cruz roja sobre fondo blanco). En el agua dos naos y una embarcación a remos (galera o fusta).

En él se narran e ilustran cuatro siglos de enfrentamientos de los sucesivos reyes franceses con las tropas que ocupaban Tierra Santa.

Batalla cerca delmar

Ciudad portuaria con varias naos fondeadas. En primer plano tropas francesas acometiendo a otras enemigas, que podrían ser turcas por las rodelas que utilizan

A lo largo de esta bellísima obra podemos encontrar a sus múltiples protagonistas, que van desfilando cronológicamente por el manuscrito: los papas que durante siglos predicaron las Cruzadas, los patriarcas y los reyes latinos de Jerusalém, los emperadores de Constantinopla, reyes, duques y nobles de Francia, Inglaterra, Alemania y España, los duques genoveses y venecianos, así como los califas y visires selyúcidas, fatimíes y otomanos.

Torneo

Un caballero armado de punta en blanco, pero sin yelmo, ha dado muerte a un contrario, probablemente turco por la rodela que aparece junto al cadáver

Incluso se incluye una carta del sultán Bayaceto II dirigida al rey Carlos VIII, enviada desde Constantinopla en 1488. También aparecen las órdenes religiosas y de caballería como los Templarios.

Naves

Tropas francesas, con el rey al frente, embarcando en una nao, que tiene la plancha (pasarela de embarque) dada. Son de destacar las cofas provistas de armas colocadas en el extremo de los árboles de las embarcaciones y los arpeos de abordaje que penden de los espolones de los castillos de proa.

Las descripciones históricas contemporáneas son de Mamerot, secretario de Laval, que presenta un vasto panorama, desde Carlomagno hasta la revuelta de Génova en 1462, y son un espléndido testimonio y fuente única de esta epopéyica y sangrienta época de la Historia.

Naves quemadas

Aparentemente, un combate entre naos

De su iluminación se encargó Jean Colombe, que se hizo famoso por haber participado en otro precioso manuscrito, “el libro de las muy ricas horas del Duque de Berry”, unos años mas tarde.

Naves

Naos ardiendo. En primer término artillería terrestre protegida por paveses de barrera

Actualmente se encuentra en la Biblioteca Nacional de Francia (ms. 5594), pero tuvo varios dueños, la mayoría ilustres personajes, como Diana de Poitiers (1499-1566), Charles-Henri de Clermont-Tonnerre (1571-1640) y el cardenal Mazarino (1602-1661), antes de que entrara a formar parte de la Biblioteca Real en 1668, desde la que pasó directamente a su actual emplazamiento.

Acceso al original, que se encuentra en la Biblioteca Digital de Francia (Gallica) aquí.

Desembarcando

Tropas francesas, encabezadas por el rey, embarcando en una nao que tiene la plancha dada. Los marineros están izando la verga, con el papafigo o vela principal del palo ya envergada, del palo o árbol mayor. Las naos, en segundo plano, tienen ya izados sus papahígos

Breve historia de este texto

Parece que el manuscrito original que dio lugar a este magnífico libro iluminado fue inicialmente obra del gran Guillermo de Tiro, que, tras su muerte, sería continuada por otros monjes. La fama de este primer texto fue tal que en España otro insigne y culto monarca, el rey Alfonso X el Sabio, lo mandó traducir. Como las cruzadas y el enfrentamiento por Tierra Santa continuaron, otros escritores, tanto españoles como franceses, se dedicaron a ampliarlo y enriquecerlo.

De hecho han pervivido diferentes versiones, unas bellamente ilustradas como la que traemos aquí y otras sin ellas, pero que sólo con mirarlas se aprecia el cuidado y el estilo de quienes se encargaron de su redacción. En la Biblioteca Digital Hispánica hay varias versiones en español de las expediciones de Ultramar, incluido un facsímil del siglo XIX.

Nota: Todas las imágenes que se incluyen en esta entrada forman parte de la edición francesa citada. Los comentarios a pié de página de las ilustraciones son de nuestros expertos de la Cátedra de Historia Naval.

Read Full Post »

El mítico Ricardo Corazón de León, el que durante mucho tiempo fue el rey de las leyendas, existió de verdad y reinó como Ricardo I, dentro de la dinastía de los Plantagenet. La Edad Media, tan lejana en el tiempo, ha sido una buena fuente de inspiración para juglares y leyendas, y Ricardo nació en esa época donde lo mágico, lo místico y lo real a menudo se confunden, y de ahí que a veces se descubra que grandes hazañas se “fabricaron” durante el siglo XIX, al amparo de las corrientes románticas europeas. Sin embargo, no fue éste el caso.

Ricardo

Ricardo Corazón de León

Este conocido rey, que vivió entre los años 1157 y 1199, tomó por esposa a la hija de un rey navarro, doña Berenguela, Berengaria en las fuentes inglesas.

Ricardo y su mujer, doña Berenguela, la hija del rey de Navarra

Ricardo y su mujer, doña Berenguela, la hija del rey de Navarra (Fuente)

Pero su importancia en este blog viene porque, tras anunciar su participación en la III Cruzada (1189-1191), decidió llegar por mar a Tierra Santa, y para ello ordenó reunir una poderosa armada. Lo que unido a la falta de bibliografía en español sobre el tema, han generado motivos suficientes para dedicarle una entrada a esta interesante etapa de la historia medieval.

Posible ruta de la armada de Ricardo I Corazón de León

Posible ruta de la Armada de Ricardo I Corazón de León (Fuente)

Ricardo I fue uno de los grandes protagonistas del tercer enfrentamiento entre cruzados y musulmanes que tuvo lugar en el oriente del Mediterráneo. Junto a él destacan su aliado el rey de Francia, Felipe Augusto II, y el líder de los musulmanes, Saladino, con el que luchó denodadamente. En estos enfrentamientos también participaron Federico Barbarroja, emperador germano, Amalarico, Balduino y Sibila de Jerusalem y Guido de Lusignan, entre otros.

Ricardo partiendo a las Cruzadas

Ricardo partiendo a las Cruzadas

Apenas hay acuerdo sobre la flota que salió a la conquista de Acre (en la tabla última se recogen algunas de las cifras propuestas), pero no hay duda de que fue una poderosa armada compuesta de mas de 200 naves de diferentes tipos y mas de 10.000 hombres. La armada estaba capitaneada por Ricardo I, al que acompañaban 5 comandantes:

  • Girard, arzobispo de Auch
  • Bernardo, obispo  de Bayonne
  • Robert de Sablun
  • Ricardo de Camville
  • Willian de Forz

Tardaron mas de 1 año en llegar debido a la necesidad de evitar la navegación durante el invierno, haciendo escala en diversos puertos atlánticos y mediterráneos.

Resume del viaje por mar que relaizó el rey Ricardo I

Resumen del viaje por mar que realizó el rey Ricardo I (Fuente: Itinerary of Richard I and others to the Holy Land )

Tras desembarcar en Acre consiguió, junto con su aliado el rey francés, tomarla. Infringieron varias derrotas a Saladino en Jaffa, pero Jerusalem, la ciudad eterna, no pudo ser conquistada, motivo por el cual se organizaría la cuarta cruzada.

Fortaleza de Acre

Fortaleza de Acre

En una época de guerra, en la que los lideres de ambos bandos eran los paladines de su religión, Ricardo, el rey del corazón de león, se alzó en armas para defender los Santos Lugares, y en especial la tierra que, tanto antes como ahora, es reivindicada por tres grandes religiones. Así, Ricardo I y Saladino se terminaron convirtiendo en emblemas del enfrentamiento Oriente-Occidente.

Fwlipe II y Rucardo I en aVRE

Felipe II de Francia y Ricardo I de Inglaterra en Acre (Fuente)

Flota de Ricardo I según distintos autores

Flota de Ricardo I según distintos autores

Mas información

– Itinerario de Ricardo I a Tierra Santa (Itinerary of Richard I and others to the Holy Land)

– La flota de Ricardo I (BENTON, M. Richard’s naval force)

Video sobre la III Cruzada (48′)

Read Full Post »

Rusia y Japón enfrentados (1904-1905). Un desenlace inesperado.

Hay conflictos bélicos que ignoramos al estar muy alejados geográfica y cronológicamente de nostros. Tampoco parece que nos interesen. Sin embargo, algunos han contribuido de manera relevante a dibujar el entorno actual. Uno de ellos, acaecido hace ya mas de un siglo, fue significativo en este sentido. Precisamente por su lejanía apenas es conocido, sin embargo se libró principalmente en el mar, fue una guerra esencialmente tecnológica y también el ensayo de las posteriores mejoras que hoy tenemos en nuestros buques. Aquí realizamos un esbozo sobre ella, y recomendamos un blog dedicado íntegramente a su narración y análisis, realizado por Fernando Gómez-Juarez de la Torre, alumno del Máster en Historia y Patrimonio Naval

Q nauticaMinientrada: La guerra rusojaponesa
Diagrama de tanques del Submarino Delfin. (Fuente : SubmarineHistory.ru)

Diagrama de tanques del Submarino Delfin (Fuente)

La desconocida guerra entre Rusia y Japón de 1904, podría presentarse como un conflicto colonial circunscrito al ámbito de Extremo Oriente, un área muy alejada del centro del hasta entonces mundo civilizado.

Una perspectiva histórica más a medio plazo nos la presenta como el nacimiento de una gran potencia: el Japón de la era Meiji (1868-1912). El enfrentamiento de los imperios de Rusia y Japón fue un conflicto tecnológico, en él se generalizaron la telefonía sin hilos, las ametralladoras, la propaganda, la fotografía, los submarinos, etc. Aunque si hemos de calificar de algún modo esta guerra es con el apelativo de naval. Las diferentes concepciones de la táctica naval y los avances técnicos se funden con los grandes buques de la época, y se enfrentan, decidiendo, al final, el vencedor.

Gran batalla naval en la Bahia de Lushum (autor desconocido)

Gran batalla naval en la Bahia de Lushum (autor desconocido)

La batalla naval de Tsushima, culminación de la guerra, se encuentra entre las más grandes de la historia y es estudiada en las academias navales de todo el mundo

En los alrededores de Port Arthur (autor: Kôkyo)

En los alrededores de Port Arthur (autor: Kôkyo)

Aún hoy, los hombres que fueron protagonistas de este hecho de armas son considerados como héroes, y como tales son recordados en numerosas ciudades, tanto rusas como japonesas, en placas, estatuas, monumentos y museos.

acorazado pre-Dreagnought Mikasa, buque insignia del Vicealmirante Togo durante la guerra ruso japonesa

El acorazado pre-Dreagnought Mikasa, buque insignia del Vicealmirante Togo durante la guerra ruso japonesa, hoy convertido en un museo flotante

La guerra ruso-japonesa (1904-1905)

Read Full Post »